Columnistas

Egipto

La crisis política que sacude a Egipto revela la doble moral discursiva de las potencias occidentales

La Razón / Reymi Ferreira

02:12 / 19 de julio de 2013

La crisis política que sacude a Egipto, producto de un golpe militar que interrumpió el orden constitucional y democrático, pone en evidencia la doble moral discursiva de las potencias occidentales, las que en casos como Inglaterra ya han dado reconocimiento diplomático a las autoridades designadas por la cúpula militar golpista. El ametrallamiento indiscriminado contra manifestantes en las calles de El Cairo, la censura de prensa y la restricción de las libertades democráticas no han motivado reuniones ni declaraciones de censura o represalias de parte de los voceros de Washington, Londres o París. Además de leves insinuaciones en sentido de llamar a elecciones, no ha habido censura de ningún tipo al golpe encabezado por las Fuerzas Armadas.

El caso de Egipto es la mejor prueba de que los conceptos de democracia, derechos humanos, garantías y libertades con las que los países occidentales presionan a regímenes políticos soberanos no serviles a sus estrategias de dominación mundial no se aplican a los aliados incondicionales de sus políticas. El régimen despótico y feudal que gobierna Arabia Saudita, que discrimina a las mujeres, que anula cualquier disidencia con la pena de muerte y que permite que las enormes ganancias petroleras vayan a parar a los bolsillos de tres jeques y a las transnacionales, nunca ha recibido críticas de EEUU o Inglaterra. Lo mismo sucede con Israel, país que ha invadido a todos sus vecinos, manteniendo en campos de concentración a la población palestina, a la que además de quitarles sus territorios les ha privado de todos sus derechos; mientras que, por otro lado, Siria, Irán y otros países que asumen su soberanía en la práctica son acosados por las potencias imperialistas. Gobiernos títeres de los poderes de las transnacionales no sólo no son cuestionados por las atroces violaciones a los derechos humanos que cometen, sino que cuentan con apoyo económico y militar de EEUU y la OTAN.

En Egipto, un presidente islamista, que ganó con el voto mayoritario del pueblo, y que al momento de ser depuesto gozaba de amplia simpatía, no tuvo apoyo de las potencias occidentales para defender la democracia, debido justamente a su orientación religiosa. A la hora de defender principios, Estados Unidos y sus aliados no dudan en pisotearlos en aras de intereses geopolíticos, en una conducta de alevoso cinismo. Lo hicieron en su tiempo con Sudáfrica apoyando el apartheid; con Israel, apoyando la agresión a sus vecinos; y ahora, con el régimen golpista de Egipto. Lo que resulta indignante es que no duden en utilizar los argumentos que pisotean al evaluar a sus secuaces, cuando se trata de agredir a naciones libres que el único mal que le causan al imperio es atreverse a ser dignos.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia