Columnistas

Elecciones en Bolivia y su contorno

Encuestas hechas en una fecha no pueden predecir cambios o decisiones posteriores.

La Razón (Edición Impresa) / Xavier Albó

01:42 / 12 de octubre de 2014

Hoy es nuestro día D, a 11 años exactos de aquel fatídico 12 de octubre de 2003 en El Alto. La semana anterior, Brasil nos dio una sorpresa. Dilma Rousseff y su PT ganó, pero por menos de lo previsto (41,5 %) y el fulgurante ascenso de Marina Silva volvió a fojas cero, quedando de nuevo con solo un 21,3%, casi como en la elección anterior. A última hora el principal beneficiario ha sido Aécio Neves (33,5 %) del sólido y derechoso PSDB (social demócrata). Moraleja para nosotros: incluso en Brasil las encuestas no siempre reflejan el voto real en las urnas.

Encuestas hechas en una fecha no pueden predecir cambios o decisiones posteriores.

En todo caso el balotaje brasileño, el 26 de octubre, se presenta color hormiga. La gran incógnita es qué hará, a la hora de la verdad, el núcleo duro que siguió votando por Marina Silva en la primera vuelta; su partido ya ha dicho que apoyará a Neves. ¿Y ese “gran centro pragmático” del PMDB (movimiento democrático), que en las últimas décadas apoyó al PT?

El desgaste en Brasil se debe también en parte al distanciamiento del PT-Gobierno frente a los movimientos sociales que le dieron origen, a su acercamiento a la derecha, a hechos de corrupción, y quizás al propio éxito de algunas medidas contra la pobreza, al no ir acompañadas de concientización política. Los gastos privilegiados para costosos estadios y otras obras para el Mundial de fútbol en menoscabo de obras sociales, y la eficiente tenacidad de Dilma y el PT para desacreditar a la emergente Marina, ¿habrán tenido también un efecto boomerang contra el propio PT? Algunas de esas señales no son tan distintas de otras que aparecen en el MAS-Gobierno en Bolivia…

Una mala noticia para nuestras relaciones internacionales es que ni Dilma ni mucho menos Aécio tienen la cercanía a Evo que tuvo Lula. La más cercana ahora era Marina, que ha quedado fuera de juego. ¿Y más allá del Brasil? No faltan nubarrones sobre la nueva izquierda latinoamericana. El caso más notable es Venezuela. Argentina se le acerca. ¿Y qué pasará en Uruguay? En Bolivia no hay amenazas inmediatas contra Evo, sobre todo por las obras que realiza. Personalmente opino que es bueno que gane Evo y el MAS, pero sin lograr los dos tercios en el Parlamento.

Las elecciones subnacionales que ya se realizaron en Ecuador y, ahora, en Perú, muestran una vez más que a esos niveles adquieren mayor relevancia los líderes locales y otras fuerzas políticas dispersas. Sobre todo en Perú casi han desparecido a ese nivel los partidos tradicionales. En la Alcaldía de Lima, después de la gestión mediocre de Susana Villarán, retorna el anterior alcalde Castañeda, del que se dice: “roba pero hace obras”... ¿Qué pasará en Bolivia en las elecciones locales de abril?

Dos buenas noticias paceñas que van más allá de las pugnas partidarias: (1) La Paz ya está entre las 14 “ciudades maravillosas” preseleccionadas a nivel mundial; y (2) los teleféricos, que vinculan directamente las dos principales ciudades de la región metropolitana La Paz-El Alto. Ojalá sean el preludio de un mayor entendimiento interurbano metropolitano sin mezquindades partidarias, no solo en el sistema de transporte y sus conexiones aún pendientes, sino también en tantas otras tareas que necesitan esa visión conjunta.

Acabo con un interrogante sobre el velo de silencio acerca del otro megaproyecto que tanta ilusión despertó hace unos meses pero del que ahora poco se oye: ¿Qué pasa con nuestro satélite Túpac Katari?

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia