Columnistas

La oposición en ‘offside’

El vocero de la causa marítima siempre tuvo el dilema de ser o no ser candidato.

La Razón (Edición Impresa) / Rubén Atahuichi

00:28 / 16 de octubre de 2018

El día que Samuel Doria Medina lanzó su campaña personal con miras a las elecciones de 2019 quizás también terminaron sus afanes de lograr la unidad de la oposición, que fue siempre su premisa ante la confusión de años de los detractores del oficialismo. Paradójicamente, sus spots, jingles y mensajes escritos terminaban con un lacónico “¡carajo, no nos vamos a dividir”.

Fue la primera reacción del dirigente político y empresario ante el anuncio de elecciones primarias para los comicios generales del próximo año, establecido en la nueva Ley de Organizaciones Políticas. El final del mensaje tenía el sello de “Samuel Doria Medina, Bolivia es primero” y su nombre convertido en un logotipo con la “e” en colores rojo, amarillo y verde.

Fue su intento personal de posicionamiento electoral, como es típico en él.

Pero más tarde, luego de la decisión de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) sobre la demanda boliviana contra Chile, el expresidente Carlos Mesa tomó protagonismo político, que sorprendió a las oposiciones y las puso en offside. Sorprendió porque insistentemente había negado antes la posibilidad de ser candidato y, al renunciar a sus dilemas previos, se puso en carrera electoral por delante de Doria Medina, Rubén Costas y Luis Revilla, de quienes se dice que son los otros candidatos.

Sin tiempo para sopesar otras posibilidades ni criterios ideológicos, Mesa se acogió con premura y demasiado pragmatismo en el Frente de Izquierda Revolucionaria (FRI), partido que siempre culipandeó con el poder.

Obligado a la determinación, el vocero de la causa marítima siempre tuvo el dilema de ser o no ser candidato. Por un lado, sufría la presión de las fuerzas de oposición por aglutinarlas frente a la cuestionada candidatura del presidente Evo Morales, y por otro, por la arremetida del oficialismo, que desde hace varios meses lo había considerado como el principal contendor político.

Ya en carrera electoral, Mesa capitaliza las premisas del 21F, el referéndum del 21 de febrero de 2016 que evitó la modificación de la Constitución para una eventual repostulación de Morales, y se plantea la constitución en un cuerpo de las plataformas políticas y “ciudadanas”, que al final son todas políticas y muchas de las cuales integradas por viejos y recalcitrantes cuadros políticos. Su eslogan es “por un gobierno de ciudadanos”.

Quizás en su fuero interno Mesa pensó constituirse en el factor de unidad, que a la par del gobierno del Movimiento Al Socialismo (MAS) no pudo ser tal. Pero los intereses particulares de los líderes políticos vuelven a imponerse para desgracia de la oposición, como la decisión de Demócratas de Costas, que marcó de manera oficial distancia de Mesa, al que, sin mencionarlo, calificó de político del pasado y con un disfrazado discurso ciudadano.

Solo Revilla y su agrupación política, Soberanía y Libertad (Sol.bo), parecen mostrarse aliados de Mesa. Y echadas las cartas sobre la mesa, solo Doria Medina no expresó posición alguna sobre su participación en las elecciones primarias de enero.

Ese cuadro de situación depara una grave dispersión de la oposición, que obliga al abandono de su intento de impedir la repostulación de Morales y, al contrario, deja expeditos los ímpetus del Presidente.

En esa búsqueda de unidad, los egos parecen jugarle una mala pasada a la oposición. Mesa ya rechazó a Doria Medina como Costas hizo lo mismo con el expresidente. Entre Costas y Doria Medina tendrá que haber reconciliación política. Y Revilla solo tiene a Mesa como una opción de expansión política, pero a un costo político degradante hacia la subordinación.

¡Carajo, se dividieron! Los tiempos corren y no dan tregua, están en offside.

* Periodista.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia