Columnistas

Elogio de Claudia Vaca

Desde hace más de una década, la movida cultural en Santa Cruz está im-pulsada por jóvenes.

La Razón (Edición Impresa) / Homero Carvalho Oliva

00:00 / 20 de enero de 2013

Desde hace más de una década, la movida cultural en Santa Cruz de la Sierra está impulsada por jóvenes. Las calles, los centros culturales, los teatros, el cine, la literatura, la pintura y la gestión cultural han sido tomadas por hombres y mujeres que no pasan de los 35 años, decididos a asaltar el cielo para hacer suya la Tierra. Un ejemplo extraordinario de esta constatación es la energía con la que Claudia Vaca asume sus proyectos culturales.

Claudia es poeta y gestora cultural. En 2006, junto con otros jóvenes de diversas universidades, inició en las bibliotecas públicas las ferias lectoras. Iniciativa que fue decididamente apoyada por William Rojas, director de la Biblioteca Municipal. En 2007, en una acción también    coordinada con otros jóvenes interesados en promocionar la lectura en la capital cruceña, lograron que el Concejo aprobara la ordenanza declarando a Santa Cruz de la Sierra Ciudad Lectora. Esta norma les proporcionó el marco legal para realizar un sinfín de actividades en alianza con varias instituciones.

Antes de conocerla, ya sabía de sus actividades y de la influencia que iba cobrando en algunos círculos culturales. Cuando uno la conoce,  queda prendado de su carisma, y su energía positiva nos envuelve de tal manera que no podemos negarnos a apoyarla. Gracias a ella muchos autores pudimos dar charlas y talleres en las bibliotecas de barrio.

En mi caso, le agradezco haberme llevado a Jorori, una comunidad campesina cerca de la ciudad. En Jorori me maravillé con jóvenes que conocían de autores nacionales y extranjeros mejor que muchos estudiantes de colegios privados. Los talleres de esta comunidad están auspiciados por la Fundación Alegría Solidaria, cuyo nombre lo dice todo.

Claudia es una hermosa mujer, más linda aún cuando está en actividad, es como si la energía que emana fuera un aura mágica que todos queremos compartir. Las veces que tengo la oportunidad de reunirme con ella es para hacer algo, para planificar un taller de literatura, una publicación o un festival de poesía.

Muchos de los emprendimientos literarios que se hicieron en Santa Cruz fueron organizados por ella o contaron con su apoyo. De hecho, en un medio de broncas producidas por los incomparables egos de algunos de nosotros, su presencia nos une y nos convoca por encima de nuestras mezquindades. Hace unos días, estuve con ella y otros amigos poetas, y me comentó que está terminando de sistematizar y redactar un manual con la metodología que aplica en los talleres que ella misma dirige; manual que tiene el propósito de potenciar la promoción de la lectura para crear comunidades lectoras.

Claudia, con humildad, reconoce que parte de su aprendizaje se lo debe a otros escritores como Marcos Sainz y Jessica Freudhental. Mientras yo me tomaba un jugo de piña con hierbabuena, no quise preguntarle acerca de su nueva producción poética, porque sé que lo hace es poesía,  y sé que cuando la escribe le impone la pasión con la que asume la vida.       

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia