Columnistas

Elogio a Jenny Cárdenas

Jenny, quien se formó desde niña en la guitarra, posee una voz poderosa, sensual y fascinante

La Razón (Edición Impresa) / Homero Carvalho Oliva

00:00 / 10 de septiembre de 2015

En 1977 me inscribí en la Carrera de Sociología de la Universidad Mayor de San Andrés. Era la profesión que más cerca estaba de mis aspiraciones revolucionarias de trabajar por una sociedad mejor; y aunque no terminé de estudiarla, aprendí mucho con los compañeros de esos años, quienes también creían en un mundo mejor. En esa época la resistencia contra la dictadura de Hugo Banzer no solamente se la practicaba en el campo, en las minas, en las calles y en los cafés, también se la recreaba en las guitarreadas, y en sociología había tres cantantes famosos por sus voces, por su compromiso y su carisma: Jesús Durán, Emma Junaro y Jenny Cárdenas.

Con cualquiera de ellos una buena guitarreada estaba garantizada; si por suerte estaban los tres, era algo apoteósico que terminaba cuando el sol ya estaba en el alto cielo paceño. Jesús, o Jecho, nos dejó hace muy poco. Emma nos sigue asombrando con su seductora voz. Y Jenny, quien viene de una familia de compositores famosos como Francisco Suárez, autor de Talacoche (famoso bolero de caballería), decidió combinar los estudios sociales con la música. Jenny posee una voz poderosa, sensual y fascinante, y al igual que Raúl Villanueva, se formó desde niña en la guitarra, tanto en Brasil como en Bolivia. Durante la época de la reconquista de la democracia, participó en varios festivales de música latinoamericana, fundó el Movimiento de la Nueva Canción e integró reconocidos grupos musicales como Wiphala y Manifiesto. Ha compartido escenarios con artistas de la talla de Mercedes Sosa, Silvio Rodríguez, Susana Baca, Litto Nebbia y otros. Asimismo ha recorrido muchas ciudades del mundo, dando conciertos o participando en festivales musicales.

En el campo de la investigación musical se destaca su trabajo sobre la música boliviana de la Guerra del Chaco (1932-1935) y la Revolución Nacional de 1952. Jenny tiene una maestría en Musicología, obtenida en el Conservatorio de Música de Río de Janeiro, Brasil. En  2011 concluyó un doctorado en Antropología Social en la Universidad de Saint Andrews, en Escocia. En la actualidad, se encuentra promocionando su última investigación con la que optó al doctorado, titulada Historia de los Boleros de Caballería, música, política y confrontación social. Años de desvelos que dieron como frutos dos libros, uno con la investigación y el otro con las partituras encontradas con este tipo de música típica de las bandas militares; además de varios cedés con canciones interpretadas por ella junto a bandas militares y orquestas sinfónicas.

Días atrás Jenny se presentó en Cochabamba, Sucre y Potosí; y pronto lo hará en Santa Cruz y La Paz. Para ella, “los Boleros de Caballería tienen una cualidad emblemática, de condensación histórica, que vuelve único al género en medio de la diversidad musical de Bolivia”. Y así es, si tenemos en cuenta que durante muchos años era la música que se escuchaba en las retretas que las bandas militares interpretaban en las plazas públicas. Gracias Jenny por tanto amor a la música.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia