Columnistas

Emigrantes, remesas e inclusión

Un artículo publicado la semana pasada en el diario español El País explicaba que, como resultado de la crisis financiera, no solo es evidente que las oportunidades de empleo para emigrantes son ahora escasas, sino que además empieza a producirse un elemento inesperado, las remesas a la inversa.

La Razón / Daniel Oporto

04:43 / 27 de febrero de 2012

Esto quiere decir que las familias en Bolivia, Ecuador o cualquier país con población emigrante están empezando a mandar dinero a sus familiares         desempleados en España, donde dichos recursos tienen seguramente el objetivo de cubrir los gastos mensuales de alimentación y vivienda; y es que seguramente muchas familias han comprado bienes raíces y no están pudiendo pagar las hipotecas y/o también para cubrir el pasaje de regreso a cada país.

De acuerdo con un estudio del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) de 2010, se estima que América Latina recibió en 2008 cerca de $us 70 mil millones  en remesas, de los cuales cerca de 1.000 millones corresponden a Bolivia. Sin embargo, en 2010 la cifra se estima tuvo una caída cercana al 15% como efecto de la crisis financiera internacional. Más allá de la cifra y del volumen de dinero enviado, lo cierto es que en los últimos dos años existe una cantidad de bolivianas y bolivianos en distintos países de Europa, Estados Unidos y América Latina en una situación de vulnerabilidad; la cual al menos se multiplica por tres cuando se incluye a las familias en los países de origen, cuya subsistencia depende de las remesas de sus familiares.

¿Qué tan pesimista tiene que ser la visión de muchos emigrantes o las pocas oportunidades que les ofrecen sus países de origen, que muchos de ellos deciden pedir que sus familias en América Latina les envíen dinero para subsistir, en vez de regresar a sus hogares y buscar mejores oportunidades que las que en este momento tienen en España, por ejemplo?

En fin, las crisis financieras y sus soluciones no están al alcance de los emigrantes, ni de sus familias, ya que son elementos del contexto global que escapan al control individual. Lo que sí está en control del Estado y de la sociedad es cómo ayudar a los emigrantes a tener un horizonte de vida en los países de origen,  y que las familias de menores ingresos no tengan que salir; o si ya emigraron y tienen que regresar, puedan tener oportunidades económicas y una red de protección que aporta y ayuda en su inclusión económica, y también social.

Son muchas áreas en las que el Estado, la sociedad civil, las universidades, las ONG y el sector privado pueden aportar al tema de la inclusión económica y social de los emigrantes; especialmente en esta coyuntura para aquellos emigrantes que regresan. Desde la capacitación emprendedora, información sobre empleo y oportunidades económicas, apoyo en acceso a servicios financieros para el manejo de sus ahorros acumulados, entre muchos otros temas de apoyo y soporte.

La oportunidad es inmejorable, si antes nada o poco se hizo para evitar la emigración, ahora es cuando se pueden desarrollar condiciones para asegurar mejores días para quienes regresan por los efectos de la crisis internacional. El rol del Estado para catalizar estas iniciativas es necesario, oportuno y responsablemente pertinente.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia