Columnistas

Encontrarás Dragones

Joffé logra que la verdadera esencia de la película esté en el mundo interior de ambos protagonistas

La Razón / Alejandro F. Mercado

00:03 / 06 de julio de 2013

Transcurría el verano de 1936, lo que había empezado como un levantamiento militar contra el Gobierno de la Segunda República Española, llegó a convertirse en una cruenta guerra civil, que dividió a las familias y enfrentó a hermanos contra hermanos, a padres contra hijos. La violación de los derechos fundamentales de los individuos y la cruel persecución en contra de los miembros de la Iglesia Católica bañaron con sangre la península Ibérica. En dicho contexto, un sacerdote habría de darnos una luz de esperanza, al recordarnos que el Señor nos dejó muy claro que el no perdonar es algo que no se nos perdonará.

El destacado director británico Roland Joffé, quien se declara como un agnóstico de izquierda, que en 1986 nos presentó La Misión, una excelente película sobre la vida de un religioso jesuita, ahora nos trae una gran producción titulada: There be Dragons (Encontrarás Dragones), sobre la vida del sacerdote Josemaría Escrivá de Balaguer y Albás, fundador de La Obra de Dios (Opus Dei). Las actuaciones de Charlie Cox como Josemaría Escrivá, y de Wes Bentley como Manolo Torres, acompañados por Geraldine Chaplin, Charles Dance y un destacado elenco de artistas hacen de la producción de Joffé una película digna de verse.

Aunque el argumento transita por la relación entre Josemaría Escrivá y Manolo Torres, sobre el fondo de la guerra civil española, Joffé logra que la verdadera esencia de la película esté en el mundo interior de ambos protagonistas. Manolo es un hombre angustiado por su incapacidad de encontrar el camino, lo que lo conduce a vivir en un mundo donde sus actos lo atormentan; mientras que Josemaría es aquel que, después de seguir el llamado de Dios, encuentra la luz capaz de iluminar a los otros. El mensaje de amor, perdón y reconciliación de Escrivá es de carácter universal; lo cual se confirma cuando un director de la posición política y religiosa de Joffé lo haya descubierto, para transmitirnos, a través de su película, que la alternativa al perdón es existir cerrando las puertas a la vida y a la esperanza.

El 6 de octubre de 2002 más de medio millón de personas llenaron la plaza de San Pedro, para acompañar al Santo Padre Juan Pablo II a la canonización de Josemaría Escrivá, considerado como uno de los máximos representantes de la cristiandad, así como volver a recordarnos que, cuando somos capaces de perdonar, liberamos a alguien... a nosotros mismos. En cuanto a Manolo Torres, creo que todavía deambula entre nosotros, escondido en algún lugar desconocido de nuestras almas, donde encontraremos dragones.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia