Columnistas

Encuestas sospechosas

Esa justificación supone que Ipsos no se preocupó por controlar cada una esas variables.

La Razón / Carlos Ernesto Ichuta Nina

01:45 / 11 de febrero de 2013

La reciente elección para gobernador en el Beni no solamente destacó por sus implícitos nacionales, que una gran mayoría de opinantes se abocaron a adivinar, construir y suponer, sino también por un hecho que se viene haciendo recurrente en todas las justas electorales, a nivel mundial: el rol que las encuestas tendrían en la toma de decisiones electorales.

Si bien desde hace más de medio siglo, importantes estudiosos dedicados al tema no podían asegurar la influencia de las encuestas en las decisiones del votante, desde hace dos décadas algunos han asegurado primeramente su influencia en las acciones de los contendientes y después posiblemente en los votantes. Porque una encuesta funcionaría como un barómetro que los partidos se verían obligados a consultar para rectificar o ratificar sus estrategias; pero a partir de ello se produciría una guerra de encuestas, cuyo resultado dependería de la relación que los partidos establecerían con los medios de comunicación, pues la exposición de esa información a grandes cantidades de público aumentaría las probabilidades de que los votantes afirmen o modifiquen sus preferencias electorales.

En el caso de la reciente elección beniana, Ipsos Apoyo, Opinión y Mercado, principal casa encuestadora que se dio a la tarea de “recoger las intenciones de voto”, presentó datos muy curiosos en dos etapas contrastantes. A partir del 10 de diciembre de 2012, pero sin una amplia difusión mediática, dio a conocer, mediante la red ATB, que el candidato de Primero el Beni, Carmelo Lens, contaba con el 39% de la preferencia electoral, seguido por Jessica Jordan, candidata por el Movimiento Al Socialismo, con el 33%. Muy rezagados aparecían Pedro Nuni y Ademirzon Algarañaz, con menos del 2%, respectivamente. Según el informe de ese estudio, 390 personas fueron encuestadas, durante el mes de noviembre; de ellas, el 35% radicaba en Trinidad y el 65% en trece ciudades intermedias.

Sin embargo, un mes después, varios medios publicaron, a partir del 11 de enero, nuevos datos que la misma casa encuestadora presentó otra vez por medio de la red ATB. En ellos, Jordan revertía sorprendentemente la tendencia, obteniendo el 48% de la intención de voto; Lens aparecía segundo, con el 28%, y Nuni y Algarañaz confirmaban su rezago con 3 y 1%, respectivamente. Pero el informe de este estudio establecía que la encuesta había sido realizada sólo en tres de los municipios más importantes del Beni: Trinidad, Riberalta y Guayaramerín; a 960 personas, encuestadas entre el 2 y el 23 de diciembre de 2012.

Más allá de la diferente publicidad de esos datos, las cifras finales invalidaron ambos estudios, pues Lens obtuvo el 52%; Jordan el 44%; Nuni el 2% y Algarañaz el 0.7%. Lo irónico fue que en su conteo rápido Ipsos no se equivocó tanto, pues otorgó el 54% a Lens y el 42% a Jordan. Ante tan malos aciertos, la directora de Ipsos señaló que la diferencia de los datos obedeció a errores propios de las encuestas, al problema del voto oculto, al ausentismo electoral y el momento distante de la encuesta respecto de las elecciones.

En todo caso, esa justificación supone que Ipsos no se preocupó por controlar cada una esas variables, lo que quiere decir que el estudio estuvo mal diseñado o diseñado a discreción. Es más, los datos ubicaron a Ipsos en una posición incierta, considerando que es la encargada de llevar a cabo las encuestas de opinión del Gobierno. Pero es por ese tipo de hechos que en muchos países a los órganos electorales se les está asignada la tarea de controlar las encuestas, a fin de evitar que éstas se conviertan en mecanismos de inducción del voto, lo cual es posible, sólo y lamentablemente, a través de órganos consolidados.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia