Columnistas

Enseñanzas ticas

Costa Rica está dando importantes pasos para convertirse en un gran país

La Razón / José Rafael Vilar

00:00 / 28 de mayo de 2013

Siempre que voy a Costa Rica descubro nuevas singularidades del país, que han contribuido a una estabilidad social y política (y económica, por ende) desde 1948, cuando 44 días y 2.000 muertos marcaron el inicio de su Segunda República y una de las estabilidades democráticas más largas de América Latina (y la menos conflictiva). Mencionaré algunos de los aspectos que han sido parte de esta estabilidad.

Pese a ser uno de los pocos países  que no cuenta con FFAA (fueron suprimidas a fines de 1948), Costa Rica ha podido evitar conflictos externos y ha logrado estabilidad interna sin necesitarlas, dedicando a otros rubros (educación y salud pública en lugar destacado) los recursos que corresponderían a esta área, con una fuerza policial que contribuye a la seguridad de la población. Como símbolo, la principal guarnición militar, el Cuartel Bellavista, en San José, se convirtió en el Museo Nacional, que abre sus exposiciones con un inmenso mariposario, ejemplo de su protección a la naturaleza.

Durante muchos años, el Gobierno costarricense se alternó entre dos partidos: Liberación Nacional y Unidad Social Cristiana. Sin embargo, la pluralidad de la Asamblea Legislativa (hoy compuesta por ocho partidos distintos e independientes, con 57 diputados sin suplentes, elegidos por tres millones de electores) evitó que el poder esté en manos de un solo partido. Hasta 2003, el Presidente no podía ser reelegido; después de esa fecha, sí puede, por una vez, pero no de manera consecutiva (sólo Óscar Arias Sánchez, Premio Nobel de la Paz, lo ha sido hasta ahora).

La conciencia democrática de los costarricenses está tan posicionada, que la posibilidad de que un partido puede obtener por tercera vez consecutiva la presidencia en 2014 ha despertado un debate nacional, no contra el candidato ni el partido, sino sobre el hecho en sí. Otro ejemplo fue el uso de aviones particulares por parte de su actual Presidente para sus viajes, lo que abrió críticas en todos los estratos de la población durante varias semanas. Ah, y las discusiones no llegan a planos ofensivos; como me dijo un amigo: “Discutimos todo, peleamos, pero no nos insultamos”.

Costa Rica es un abanderada de la defensa de la naturaleza. Sin estridencias, la defensa del medio ambiente es el elemento fundamental de las políticas de Estado, lo que ha logrado promover una mayor conciencia entre la población sin descuidar el desarrollo (ejemplo de ello es que la entidad que se ocupa de los temas energéticos es el Ministerio de Medio Ambiente). Por esa razón, las dos principales industrias del país son el turismo (extensiva en recursos humanos) y las de tecnología.

La sociedad costarricense no es perfecta. Hay pobreza y hay desempleo, pero, en promedio, la desigualdad entre los más ricos y los más pobres es menos aguda que en la mayoría de los países de la región. Sus instituciones son susceptibles de mejorar, pero la lucha contra la corrupción es importante (dos expresidentes han sido condenados por ello). En conclusión: aunque faltan muchos aspectos por mejorar, Costa Rica ha dado importantes pasos para convertirse en un buen país.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia