Columnistas

Escraches a la paraguaya

La ira de los ciudadanos contra los políticos corruptos ha explotado en Paraguay (Huffington Post)

La Razón / José Rafael Vilar

01:39 / 26 de noviembre de 2013

La ira de los ciudadanos contra la impunidad de los políticos corruptos ha explotado de una forma inédita e imprevista en Paraguay”. (Huffington Post, edición española del 23.11.2013). Hasta ahora no conocía de escraches políticos más allá de los medios, ya sea en España —los menos— o Brasil reciente —los más— (para los que no lo tienen en su vocabulario habitual, un “escrache” es una manifestación de protesta realizada frente a una institución o el domicilio privado de una persona para denunciar una situación de conflicto). Pero esta semana última en Asunción he vivido fuertes escraches imaginativos contra la corrupción, un tema siempre presente en las discusiones locales.

La mecha que encendió las protestas fue la decisión de 23 senadores (de 45) de diversos partidos de votar en contra del desafuero de su colega Víctor Bogado González, del gobernante Partido Colorado y expresidente de la Cámara Baja, imputado por la Fiscalía Anticorrupción por estafa y cobro irregular de salarios públicos, y después de que la Comisión de Asuntos Constitucionales de esa Cámara lo recomendara. Bogado González estaba acusado de contratar como empleadas del Congreso a su niñera, que también aparecía en otra dependencia del Ejecutivo, y a una excandidata a Miss Universo.

Conocido el encubrimiento, se desataron las protestas: al día siguiente de la votación, miles de ciudadanos se concentraron frente al Congreso en la mayor manifestación desde tiempos de la dictadura, organizada por las redes sociales bajo el lema del #15NPY (el 15 de noviembre paraguayo) y múltiples rollos de papel higiénico fueron lanzados contra el edificio. Enseguida centenares de restaurantes (en dos de ellos fueron expulsados senadores que votaron a favor), bares, cines, gasolineras, shoppings (de los más elitistas), clínicas privadas, agencias de viajes, bancos, heladerías, gimnasios, supermercados (incluso en el emblemático Yacht y Golf Club Paraguayo) se han negado a atenderlos. El miércoles pasado, una caravana de cerca de cuatro kilómetros de largo con automóviles y motos recorrió toda la avenida Costanera de Asunción, frente al río Paraguay, y el sábado, más de 1.000 taxis rodearon de amarillo el Congreso. Y no sólo en Asunción, en la mayoría de las ciudades principales del país se han repetido las protestas, apoyadas por organizaciones sociales, lo que motivó que la Iglesia Católica y  las organizaciones empresariales más importantes (la Asociación Rural del Paraguay y la Unión Industrial Paraguaya) criticaran la actitud de los senadores.

Al final, al presidente Horacio Cartes Jara, quien recién ha cumplido sus primeros 100 días de gobierno y que afirmó que si el acusado hubiera sido él, “hubiera pedido mi desafuero”, los problemas dentro del Congreso le benefician: por su imagen (la lucha contra la corrupción es una de sus banderas, además criticó la impunidad senatorial) y porque mientras estén en conflicto (con la ciudadanía y entre ellos) tendrá menos oposición a su gestión y a los cambios prometidos.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia