Columnistas

¡Español e inglés!

¿Por qué no concentrarnos en los idiomas técnicos que nos conectan con el mundo desarrollado?

La Razón (Edición Impresa) / Anna María Barbery A.

00:03 / 08 de agosto de 2015

Qué manera de confundir y hacer perder un tiempo valioso a una población que, con esfuerzo y sacrificio, intenta avanzar hacia el futuro, cuando el Gobierno destina sus recursos y tiempo para que su población aprenda intensivamente idiomas nativos como el aymara, el quechua y/o el guaraní. A mi parecer, la iniciativa gubernamental de obligar a los aproximadamente 350.000 “servidores públicos” a aprender un idioma nativo, sancionándolos en caso de incumplimiento, no es más que un desatino romántico. ¿No sería mejor aprovechar el preciado tiempo de estos empleados para que profundicen su manejo del castellano y del inglés, junto a conocimientos básicos sobre tecnología, brindándoles así herramientas útiles para un mundo cada vez más exigente?

Por supuesto que estoy a favor de proteger, conservar e impulsar los idiomas nativos como parte de nuestras tradiciones históricas, junto a otras expresiones que hacen único a nuestro país; de hecho, me siento orgullosa de ellas. Sin embargo, reconozcámoslo, debemos ser una nación mayoritariamente de habla española, el segundo idioma más hablado en el mundo, después del chino mandarín; mientras que el inglés está en tercer lugar. Por lo tanto, ¿por qué no impulsar y profundizar nuestro aprendizaje del castellano y/o del inglés, mejorando así nuestra comunicación y ampliando nuestras oportunidades laborales y educativas dentro y fuera del país?

Considerando que el lenguaje es el instrumento esencial para el avance de la humanidad y de sus sociedades, y tomando en cuenta el gran crecimiento poblacional del país (de 2,7 millones de habitantes en 1950 a más de 10 millones en 2012), señoras y señores del Gobierno, ¿por qué no concentrarnos en los idiomas técnicos que nos conectan con el mundo desarrollado? En consecuencia, acelerar este proceso debería ser exigencia del momento.

Hasta ahora no se le ha dado la importancia suficiente a la educación y a la alfabetización masiva como herramientas fundamentales para salir de la pobreza, con el propósito último de que el segmento de la población que sigue inmerso en la pobreza logre emanciparse socioculturalmente, para formar parte de una clase media educada, motivada e incentivada, con pensamiento crítico y creativo; dando lugar al surgimiento de líderes e innovadores en una sociedad moderna y competitiva; una necesidad particularmente imperiosa en estos tiempos en los que solo nos queda dar saltos gigantescos al futuro.

Seamos menos ilusos, menos ideologizados; seamos realistas y prácticos. La tecnología, la medicina, la ingeniería, la economía, las ciencias, la información, etc. son conocimientos fundamentales para el desarrollo, y estos campos se leen y aprenden en los idiomas antes señalados que, a no dudarlo, son el presente y el futuro. ¡Capitalizaremos esto! No hay tiempo que perder.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia