Columnistas

Especuladores

La especulación no es nada más que un conjunto de acciones que todos practicamos regularmente

La Razón (Edición Impresa) / Alejandro F. Mercado

00:05 / 21 de diciembre de 2013

Cuando los precios suben, hacer las compras de fin de semana se convierte en una verdadera pesadilla; nuestro dinero se va encogiendo a medida que van pasando las semanas y nuestras bolsas de compras cada vez llegan al hogar con menos productos. Los denominados analistas económicos, en muchos casos, culpan del incremento de los precios a los especuladores, que resultan ser una especie de enemigos del pueblo.

Lo cierto es que la especulación no es nada más que un conjunto de acciones que todos nosotros las practicamos regularmente. No es otra cosa que la búsqueda del beneficio personal con base en las fluctuaciones de precios, que en términos teóricos y no peyorativos se denomina arbitraje. Estas acciones requieren hacer previsiones para el futuro y asumir sus riesgos, en tanto que el mercado castigará a quienes se equivoquen en sus previsiones y, por otro lado, nunca ganará la lotería quien no compra boletos.

Más aún, la acción de los especuladores es beneficiosa para la sociedad. Así, cuando los agentes económicos, por alguna razón, tratan de deshacerse de sus activos, elevarán la oferta de los mismos y, por tanto, harán caer sus precios. Los especuladores aprovecharán los precios bajos y comprarán más activos, lo cual aumentará la demanda y servirá de freno a la caída de los precios. Entonces, si no fuese la beneficiosa acción de los especuladores, los individuos que desean vender sus activos sufrirían pérdidas al tener que recibir precios más bajos.

Por el otro lado, cuando los precios de los activos comienzan a subir, como resultado de que los agentes económicos no especuladores comienzan a comprar activos, los especuladores aprovecharán los precios más altos para vender los activos que habían comprado a precios más bajos, lo cual aumentará la oferta y se constituirá en un freno a la escalada de los precios. De esta forma, gracias a la acción de los especuladores, los precios no subirán en la proporción que lo habrían hecho sin su beneficiosa acción.

De esta forma, el mercado tiene a los especuladores como aliados para regular y estabilizar los precios. El problema se presenta cuando el Estado interviene en la economía y distorsiona las señales de los mercados, por ejemplo, cuando mediante decretos, regulaciones y controles, se deforma el tiempo de reacción de los agentes económicos y se genera una coincidencia entre las compras de los especuladores y los no especuladores, lo que se traducirá en precios más altos. En suma, los especuladores no son nuestros enemigos, creo que a nuestros enemigos debemos buscarlos en otra parte.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia