Columnistas

Estabilidad

Desde la fundación del país, la revuelta y la anarquía han sido la regla de la política boliviana

La Razón (Edición Impresa) / Reymi Ferreira

01:02 / 15 de agosto de 2014

Bolívar, en su magistral Carta de Jamaica (6/9/1815) y en el Discurso de Angostura (15/2/1819), expresó su preocupación por la anarquía reinante en las nuevas repúblicas americanas. Fue contrario al federalismo y a gobiernos excesivamente liberales porque, “de la libertad absoluta se desciende —afirmaba— siempre al poder absoluto”. Tal fue su preocupación por la estabilidad que en la carta enviada al Congreso Constituyente de Bolivia (25/5/1826) planteó la presidencia vitalicia. La propuesta le valió al Libertador ser calificado de “monárquico” por parte de la oligarquía, contraria a su programa social. El planteamiento de la presidencia vitalicia (hoy fuera de contexto), en esa época tenía algún asidero en una sociedad no acostumbrada al ejercicio de la libertad.

En Bolivia, los periodos de estabilidad han sido la excepción. La revuelta y la anarquía fueron la regla de la política boliviana. La inestabilidad ha sido causa de nuestra debilidad, y aprovechada por nuestros vecinos y los diferentes imperialismos para imponer a discreción sus condiciones de dominación.

El gobierno de Andrés de Santa Cruz se recuerda con gratitud, porque fue en ese periodo cuando se logró la estabilidad indispensable para asentar las bases institucionales del nuevo Estado. En el siglo XX, el régimen del nacionalismo revolucionario, implantado en abril de 1952, duró 12 años, periodo que permitió el desmantelamiento del Estado liberal y la construcción de las bases del Estado nacional. Pese a algunos excesos autoritarios y a que finalmente declinaron en su ímpetu reformista, los gobiernos nacionalistas aportaron a liberar al campesino de la servidumbre, establecer el voto universal y nacionalizar la riqueza minera. En los años 70, la dictadura banzerista impuso, por la represión y el abuso, siete años de estabilidad al servicio de las élites económicas; periodo oscuro de retroceso democrático y expoliación nacional.

El gobierno del MAS inicia a partir de 2006 un ciclo de cambios profundos en democracia, y en caso de ganar el presidente Morales las próximas elecciones, será el gobernante que más tiempo dirija al país, revirtiendo nuestra inestabilidad política endémica. Algunos opositores que fungen de periodistas hablan de dictadura, y no ha faltado algún majadero que ha mencionado la palabra “tiranía”. Lo paradójico es que varios de ellos justificaron en su momento la dictadura banzerista en aras del “orden, paz y trabajo”. La estabilidad actual se basa en el voto y no en campos de concentración; pero tal parece que cuando la estabilidad es para redistribuir los ingresos y no para concentrarlos en sectores históricamente privilegiados, ésta se convierte en algo cuestionable para las élites derrotadas.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia