Columnistas

Estaño y negocios

A contracorriente, el país se está aislando con nuestra vieja fundidora y sin proyectos nuevos

La Razón / Dionisio J. Garzón M.

00:45 / 18 de mayo de 2012

Siguiendo la temática sobre los nuevos retos de la minería en el siglo actual (La Razón, 20.04.12) quiero referirme a los movimientos estratégicos que están haciendo los productores del continente para asegurar mercados y ampliar los horizontes de producción. El mercado global del estaño tiene un tamaño de 270 mil toneladas (t) anuales; China produjo en la gestión pasada el 40,7% de ese mercado, y con Indonesia y Perú el 72,2%; Bolivia contribuyó sólo con el 7,4%. Las mayores reservas de este metal también están en China, que tiene el 31,2% de la reserva mundial de estaño. Le siguen Indonesia con el 16,7%, Brasil con el 12,3%, Bolivia con el 8,3% y Perú con el 6,5% de las reservas globales (cálculos porcentuales con datos del Servicio Geológico de EEUU, USGS, 2.012).

China e Indonesia parecen no tener problemas de reservas ni de producción, no así los productores de este lado del mundo. Perú es el mayor productor frente a Bolivia y Brasil, pero tiene la menor reserva de estos tres países. Brasil es el productor menor del trío pero tiene la mayor reserva. Este esquema genera asimetrías que obligan a los países y a las empresas productoras a generar negocios trans-fronterizos para equilibrar el mercado regional. Brasil y de manera particular el grupo brasileño de metales no ferrosos Paranapanema, que controla mina Pitinga, una de las cinco acumulaciones de estaño mayores del mundo, ejecuta un proyecto para aumentar la producción de esta mina en 9.500 t/año, con un adicional de 480 t/año de Tantalio y 4.000 t/año de Niobio, que diversificarán y aumentarán el valor de su producción. Perú, al otro lado del continente y de manera particular Minsur, la productora mayor de estaño metálico de ese país, a través de sus asociadas en Brasil Inversiones Naranjal y Empresa Latinoamericana, concretaron la transferencia de Mineracâo Taboca SA la empresa de minería, metalurgia de estaño y metales industriales de Paranapanema al grupo Serra de Madeira Participacôes, controlado por Minsur.

La idea central en el caso de Paranapanema es el aumento de su cuota en el mercado del estaño; y en el caso de Minsur, acceder a una de las mayores reservas de estaño controlada por Mineracâo Taboca y a una fundición de estaño (Pirabora),  en la localidad de Bom Jesús en el Estado de Sao Paulo, que también entra en las negociaciones.

Estos dos ejemplos de estrategias ilustran cómo se está moviendo el continente y el mundo para asegurar mercados y producir lo que éste necesita, obviando fronteras naturales, culturales y/o ideológicas en busca del bien mayor, asegurar el flujo económico que la minería y la industria básica metalúrgica significan para el desarrollo de los países. A contracorriente, en nuestro país nos estamos aislando voluntariamente dentro de nuestras fronteras con nuestra vieja fundidora y sin proyectos nuevos de minería estannífera de gran envergadura. Siempre nos acompañan, pese a todo, la nostalgia de los años idos cuando fuimos el segundo productor de estaño a nivel mundial, y también la esperanza de que el nuevo Código de Minería permita a la Comibol, a la fundidora de Vinto y a los otros productores de estaño, jugar en las ligas mayores de la minería y traspasar nuestras fronteras con inversiones bolivianas. Lo contrario, como anoté hace mucho tiempo en esta columna, será el retroceso del país a la minería del siglo XIX.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia