Columnistas

Estrategia envolvente

La VIII marcha indígena evidenció la verdadera cara del ‘proceso de cambio’.

La Razón / Eduardo Schwartzberg

00:35 / 24 de junio de 2012

Carlos Sempat Assadourian, en su estudio La producción de la mercancía dinero en la formación del mercado interno colonial. El caso del espacio peruano, siglo XV, explica que la hoja de coca no fue erradicada del espacio colonial de las minas de Potosí no porque los indígenas iban a rendir menos en la extracción del mineral, sino más bien porque ésta representaba, después de la plata, la mercancía de mayor valor en el espacio colonial.

Los colonizadores no sólo se beneficiaban de la explotación física de los mitayos, sino también de la ganancia de la  venta de la hoja sagrada a los mismos indígenas, quienes eran los que la consumían, recuperando además lo que les pagaban por su trabajo en la minas. Es desde aquella época que, además de su aspecto sagrado, la hoja de coca ha representado también una mercancía de gran valor. Y en la actualidad, no solamente para el consumo cotidiano o ritual,  sino también como materia prima para la elaboración de cocaína.

La migración forzada a la zona del Chapare, debido a la relocalización de las minas en la década de los 80 a través de Decreto 21060, consolidó a través de los años un grupo poderoso económicamente, basado en la venta de la hoja de coca y su expansión territorial. Además, su carácter sindical de la experiencia minera consolidó orgánicamente esta estructura, al transformarse en un instrumento político.

No obstante, para la adquisición del poder se requiere construir hegemonía; es decir, una discursividad capaz de transformar la forma de pensar de la sociedad, crear conciencia a partir de una propuesta ideológica que pueda convencer a los demás estratos o grupos sociales de que un cambio sí es posible, aún más cuando el campo político entra en un proceso de crisis por la falta de legitimidad en  la sociedad civil. La revolución cultural fue entonces la estrategia envolvente que permitió esta adscripción a un nuevo proyecto político, construida por una intelligentzia, una intelectualidad que se sumó a un proyecto político ajeno, con el único objetivo de llegar nuevamente al poder.

El discurso indígena fue el instrumento ideológico que permitió la construcción del tramo I en la consolidación de la propuesta hegemónica, la primera fase de esta estrategia envolvente que consolidó a un nuevo bloque poderoso económicamente, el bloque cocalero. La octava marcha indígena evidenció el tramo II, la verdadera cara del “proceso de cambio”, bifurcando la identidad indígena de la conciencia cocalera.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia