Columnistas

Estrategias de guerra

Lamentablemente, no encontramos esas condiciones en las actuales autoridades

La Razón (Edición Impresa) / Milton Mendoza

02:27 / 28 de marzo de 2014

La ONU finalmente terminó por cuestionar la administración de justicia, catalogándola de inmoral, corrupta y lenta. El Consejo de la Magistratura ha culpado de la debacle a jueces y vocales, que, según su presidenta, se solapan; el Tribunal Constitucional, después de los escándalos por la presidencia, permanece inactivo y tan ambiguo como las sentencias que emite; el Tribunal Supremo no termina de comprender lo que pasa con la fuga del exfiscal Marcelo Soza y el Tribunal Agroambiental concluirá despedazado después de su pugna interna. La justicia está mal y nadie hace nada para remediarla. Tal vez la solución sea utilizar una estrategia vieja, ésa que está en libros y revistas científicas, aquella que ha servido a otros, tan antigua pero a la vez actual.

Se ha vuelto usual emplear términos como “estrategia” o “táctica” para graficar acciones en campañas públicas; se ponen nombres rimbombantes como el reciente Consejo de Desarrollo Estratégico del Sistema Judicial, que más tardó en ser creado que en extinguirse después de que su voluble presidente, Ruddy Flores, nos mostrara su frágil personalidad. Estos intentos solo quedan en coloquiales anécdotas, pocos aprovechan su real dimensión y avanzan pragmáticamente al fin creado. El Arte de la guerra de Sun Tzu, pese al tiempo transcurrido, no ha perdido vigencia, particularmente en la contienda judicial, que representa una guerra civilizada. Los abogados litigantes, todos los días planificamos nuestros casos para ganar; el resultado muchas veces es lo único que cuenta, diseñamos “estrategias” y empleamos  “tácticas”, como instrumentos de la victoria, ésa que viene del pensamiento profundo, de la planificación y de una larga preparación; no existe nada al azar y nada conseguido sin esfuerzo. Lamentablemente, no encontramos esas condiciones en las actuales autoridades judiciales.

La retardación de justicia, el congestionamiento de causas, la corrupción o la falta de independencia judicial son los viejos problemas de la justicia y les puedo asegurar que las soluciones tienen ese mismo tiempo; están ahí, creadas, elaboradas y con vigor, sin embargo, para encontrarlas hace falta agudeza, imaginación y experiencia. Los actuales magistrados han presentado proyectos en procura de mitigar ese fenómeno; sin embargo, cada uno resulta más estrambótico que el otro, sin cálculo ni impacto; es por eso el descrédito de la actual administración y de sus mentores, anodinos abogados que en sus concepciones ven apenas el árbol y no el bosque. Todas sus propuestas se dirigen a explotar el desarrollo operativo, y todo buen conductor sabe que el marco operativo no puede guiar nuestra estrategia; debe ser a la inversa. Sun Tzu decía que el ejército ganador primero establece las condiciones de la victoria, luego lucha; el ejército perdedor, primero lucha, luego busca la victoria.

La presidenta del Consejo de la Magistratura responsabilizó a jueces y vocales por la mala administración de justicia, cuando, según Sun Tzu, si las órdenes no están claras y las tropas no obedecen, la culpa no es de los soldados, es de los generales a quienes se debía exterminar. Los actuales magistrados en ejercicio tienen un reto estratégico muy importante: superar su mediocridad y comprometer un mínimo de esfuerzo, para que el pueblo no los eche por incapaces.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia