Columnistas

Evaluación 2014

Aún no hay nada claro al respecto, excepto que aparentemente el petróleo barato llegó para quedarse.

La Razón (Edición Impresa) / Pablo Rossell Arce

00:59 / 21 de diciembre de 2014

En esta última entrega de 2014, su columnista ha optado por hacer una evaluación económica del año, la cual no suena demasiado prometedora. Según cifras de organismos multilaterales, la recuperación de la economía mundial es aún incierta: EEUU cerraría el año con un modesto 2,1% de crecimiento, y se proyecta que en 2015 logre 3,1%. La esfera de influencia inmediata de EEUU es Centroamérica, que puede beneficiarse si estas proyecciones son ciertas.

La economía de Europa, con un peso gravitante sobre el comercio mundial, no termina de recuperarse y cerraría 2014 con un magro 0,8% de crecimiento, con alguna posibilidad de recuperarse hasta 1,3% en 2015. China, que ha sido la locomotora del crecimiento del tercer mundo mientras su dinamismo se situaba por encima del 9%, probablemente ya no repita más esas épocas de espectacular desempeño. De todos modos, se espera que crezca un respetable 7,3% este año y 7,1% en 2015, cifras que de todos modos serán insuficientes para generar la dinámica económica global de tiempos pasados, máxime en un momento en el que el Gobierno chino ha decidido emprender reformas estructurales que hagan a su economía menos dependiente de la inversión y más concentrada en su mercado interno.

América Latina crecería un escaso 1,1% este 2014 y podría lograr 2,2% en 2015. Este resultado se debe al cambio de la tendencia y de la composición del crecimiento chino, que en su momento fue el primer comprador mundial de hierro y soya. Así, Brasil verá desacelerar su economía hasta 0,5% este año y 1,4% en 2015; México, más cerca de EEUU (y más lejos de Dios), tendrá un resultado más interesante: 2,5% de crecimiento en 2014 y 3,5% en 2015. Argentina parece el eslabón más débil de la cadena: decrecerá 1,7% este año y 1,5% en 2015. El mundo mundial, para cerrar las proyecciones, crecerá 3,8% en 2014 y 2,2% en 2015.

Este panorama se condimenta con dos elementos: primero, el anuncio del fin del dinero barato en EEUU: luego de seis años de políticas monetarias expansivas, las autoridades estadounidenses anuncian que los estímulos monetarios llegarán a su fin. La expectativa de los inversionistas, por lo tanto, es que las tasas de interés suban en EEUU, lo cual está contribuyendo a encarecer el dólar. Paralelamente, los precios del petróleo no paran de bajar desde junio; al momento de escribir esta columna, el precio del barril se situaba en $us 54. Esto es efecto directo del exceso relativo de oferta versus demanda a nivel mundial, provocado por la reciente decisión de la OPEP (bajo la hegemonía saudí) de mantener sus cuotas de producción.

La bajada del precio del petróleo está ocasionando efectos severos en Rusia, Irán y Venezuela, tres de los regímenes menos cercanos a EEUU. La movida saudí, se especula tiene como uno de sus objetivos provocar problemas económicos en los enemigos de sus amigos estadounidenses. También se especula que tal decisión apunta a dejar fuera del mercado a los productores de petróleo de esquisto, en EEUU, quien aprovechando años de petróleo caro rentabilizaron estas modalidades no convencionales de explotación del hidrocarburo, restando cuota de mercado a los miembros de la OPEP.

Aún no hay nada claro al respecto, excepto que aparentemente el petróleo barato llegó para quedarse. Si por motivos ajenos al mercado el precio sube mucho, el crudo no convencional se hace rentable, la OPEP pierde cuota de mercado y el petróleo tenderá a bajar de nuevo. Se vienen tiempos de incertidumbre, la reconfiguración de la economía mundial ha cambiado drásticamente los parámetros con los que las bonanzas y las crisis solían moverse. Es urgente activar la creatividad. 

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia