Columnistas

Evo y el Estado ‘Laiku-Laiku’

El estatus y/o el rol de una persona en la sociedad no deben crear privilegios ante la ley

La Razón (Edición Impresa) / Guido Roberto Peredo MontaÑo

00:55 / 03 de julio de 2015

La separación entre el Estado y la religión (Dios creador) es la base de la democracia moderna, aunque el debate en esta parte del mundo se inicia hace siglo y medio, cuando Alexis de Tocqueville (sociólogo francés) llega a EEUU en 1830 para analizar las razones del éxito de un Estado separado de la religión. Ferviente “católico, apostólico y romano”, Tocqueville acogió con gran admiración la separación estricta entre instituciones.

En los países del norte de Europa, (incluso en Canadá) donde la calidad de vida es la más elevada del mundo (acceso irrestricto a todo servicio social), la religión (Dios) no tiene ninguna influencia en la política pública. No se elaboran leyes de salubridad y/o políticas económicas pensado en Dios, y mucho menos en la opinión del cura de barrio. El rol del Estado es precautelar la seguridad e integridad de los individuos, sin importar su credo. La religión debe ser relegada al plano individual; solo así la sociedad desarrolla plenamente en libertad, pues la vida social y el contrato social, por la que el individuo se “liga” al Estado, no será excluyente.

Bajo esa lógica, ante el Estado (la Ley) un cura pederasta (violador) no puede recibir como castigo “rezar 20 Avemarías”; mientras que por el mismo crimen, un político (diré diputado por el MAS) puede recibir una pena de 30 años de cárcel. El estatus y/o el rol de una persona en la sociedad, por más divinos que crean ser, o por más influencia que tengan en la política, no deben crear privilegios ante la ley; esa es la autocrítica que aplaudo del papa Francisco.

Durante siglos la Iglesia Católica ha hecho negocios vendiendo sacramentos e indulgencias (desde el matrimonio y hasta la misa de nueves días tiene un precio). Por ello, cuando me vienen con el cuento de que “su obra es designio de un dios”, no les doy crédito. Históricamente, políticos y curas han comido mucho mejor que los gobernados (ovejas). Habrá que reconocer que durante el gobierno del presidente Evo Morales se han dado importantes cambios sociales; sin embargo, bajo ningún precepto un Estado laico debe, ni puede, gastar dinero público para auspiciar la llegada del Papa (reitero mis respetos a Francisco), quien, en mi opinión, juega en el equipo equivocado.

Evo se llena la boca vendiendo su Pachamamismo y resulta que “le van a meter nomás” a todos los parques y reservas naturales; han criminalizado la crítica por constructiva que sea. No estoy cuestionando la ética de los creyentes, tampoco digo que gobernar es fácil, pero cada vez que quiero ver a los Enanitos Verdes o a mi líder espiritual (el Sol), pago con mi dinero y hago el sacrificio de levantarme temprano.

Pero dado el “utilitarismo maniqueo” que el Gobierno hace con todo evento donde la masa se reúne, puedo asegurar que ni traer (hoy) al Papa ni construir más estadios son garantía de más votos. Conventos y seminarios donde adoctrinan a los jóvenes tampoco van a llenarse (nunca más), y ello es bueno para la sociedad que debe desarrollarse con base en la diversidad social y cultural libre de todo adoctrinamiento religioso, que divide la sociedad entre pecadores y santitos.

En países donde la religión es fuerte, la calidad de vida y el nivel de desarrollo material de su sociedad tienden a ser inferiores a aquellas donde no se practica religión alguna. Está claro que Evo y el Vicepresidente gozan de sus “trastornos de personalidad” crónicos (se baila bien en este Estado de “Laiku-Laikus”) y se olvidan, cuando les conviene, que un Estado moderno es un Estado Laico y que una democracia efectiva se basa en la alternancia del poder; solo así se garantiza libertades individuales, colectivas y transparencia en el gasto público. La base de la religión y del poder político siempre fue mantener la supremacía del macho sobre la mujer y sobre el medioambiente.  

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia