Columnistas

Evo feminista

La Razón (Edición Impresa) / Con la punta de la aguja - Julieta Paredes Carvajal

00:00 / 22 de febrero de 2015

La construcción de un país sin patriarcado y sin machismo es sinónimo de la construcción de un país sin ningún tipo de opresión, dominación y explotación, ni para mujeres, ni para hombres, ni para la naturaleza. Esta construcción es un camino y es un proceso. Un proceso que nos muestra la capacidad revolucionaria que recorre los tuétanos de nuestro pueblo, donde es necesaria la capacidad de aprender, autocriticarse y reconocer los errores y los privilegios que se detentan.

La afirmación de nuestro hermano presidente Evo Morales al definirse como: “Feminista, pero con chistes machistas” es un paso importante, que demuestra que se puede hablar de feminismo sin ponerse a la defensiva o estigmatizar una lucha y posición política de las mujeres de la que poco se conoce y de la cual se oculta mucha información.

Recuerdo cuando el hermano y compañero Hugo Chávez también se definió en Venezuela como feminista,  y agregó que: “Sin feminismo, no se construye el socialismo”. Luego se burló de la política: “La derecha venezolana es patriarcal y machista, sino miren el fomento que hacen de las reinitas”, afirmó.

Entonces salió con un feministómetro y lo condenó como patán, pero Chávez se mantuvo firme y siguió hablando de la importancia del feminismo para un proceso revolucionario.

¿Cuál es la importancia de las declaraciones de estos dos compañeros líderes de los procesos revolucionarios en América Latina y el Caribe en el siglo XXI? Primero, se visibiliza la lucha de mujeres que apuntan al patriarcado y al machismo como parte de las formas de dominación y explotación. Segundo, aparece en un momento histórico en el que el feminismo euro-occidental (que es el que copó el pensamiento de feministas latinoamericanas y caribeñas) se encuentra en una franca decadencia, por haberse hecho cómplice del neoliberalismo, hablando de una igualdad que no apunta a destruir el sistema de opresiones. Tercero, surge el Feminismo Comunitario en Bolivia como una esperanza, convocando a todo el continente a construir un feminismo de los pueblos, útil a las luchas de las mujeres y los hombres contra todo tipo de opresión.

Pueden decirme ingenua, no me importa. Que el compañero Presidente haya afirmado que es feminista, pero con chistes machistas, es para nosotras, feministas comunitarias, un paso más para identificar al patriarcado y poner en cuestión el machismo. Con esa afirmación, el hermano Evo no ha dejado de ser machista de la noche a la mañana, requiere de más camino, más lucha y más trabajo. Existe la necesidad de profundizar la reflexión sobre cuándo somos feministas y cuándo se es antipatriarcal, partiendo de que la lucha feminista tiene un cuerpo histórico que hasta el día de hoy es el más oprimido y explotado: el cuerpo de las mujeres.

Será importante que quienes están alrededor del Gobierno puedan informarse, reflexionar y recoger las propuestas que estamos planteando las mujeres de la alianza de la cual somos parte las feministas comunitarias.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia