Columnistas

FSH y E2

Las hormonas FSH y E2 también pueden presentar serias alteraciones en edades tempranas

La Razón / Luis Kushner

00:45 / 25 de julio de 2012

La hormona folículo estimulante (FSH) y el estradiol (E2) son los que determinan si una mujer está o no en la etapa reproductiva. Su alteración, primordialmente la elevación de la FSH y la reducción del E2, son indicativos de que la mujer está en etapa de climaterio o menopausia. Es decir, que sus ovarios están dejando de funcionar, y con ello una serie de cambios sucederán en su organismo en la medida que esto se establezca.

Como varios de nuestros lectores saben, la menopausia es el cese de las menstruaciones, e implica el ingreso a una etapa caracterizada por la reducción de varias hormonas en el cuerpo de las mujeres, principalmente del estrógeno. Esta reducción conlleva una serie de malestares, como el aumento de la temperatura, irritabilidad, dolor de pies, sequedad de la piel, pérdida del apetito sexual y de masa ósea. Cambios que afectan, por un periodo no despreciable, la calidad de vida de la mujer. Durante bastante tiempo, en muchos casos, el estrógeno perdido ha sido reemplazado por medicamentos que contenían dicho elemento; sin embargo, actualmente la eficacia de este tratamiento está siendo cuestionada, por lo que su uso se ha reducido considerablemente.

Pues bien, la FSH y el E2 también pueden alterarse en edades tempranas, sin que necesariamente desaparezca la regla o los ciclos menstruales. Ello se detecta principalmente a través de exámenes clínicos, que calculan la cantidad de estas dos hormonas presentes en el cuerpo de una mujer que, como se mencionó antes, pueden estar alteradas sin que ello signifique una menopausia. A ese hecho se denomina “Falla oculta de los ovarios”, y se interpreta como un serio obstáculo para recuperar la fertilidad.

La mayoría de las pacientes con este síndrome tienen pocas expectativas de embarazo. Diferentes estudios concluyen que si la FSH y el E2 están alterados, la posibilidad de conseguir una gestación (aun si no se han perdido los ciclos menstruales) es muy remota. Para la confirmación de dichas alteraciones es necesario solicitar dos exámenes, realizados en un intervalo de dos meses. Una alteración entre ambas evaluaciones permite estimar si la paciente tiene o no falla ovárica oculta.

La fecundación in vitro y las técnicas de estimulación ovárica tampoco son lo suficientemente eficaces en estos casos, pues no existe medicación para revertir la reserva ovárica alterada (FSH elevada y E2 bajo) y esta evolución precoz de la falla. Se trata de una situación muy difícil para las parejas, sobre todo si hasta ese momento no han logrado concebir un bebé, pues las posibilidades son demasiado estrechas. En nuestro medio, la edad promedio de las mujeres que consultan a los especialistas por problemas de fertilidad es de 32 años, lo que aumenta la probabilidad de que se encuentren estas alteraciones.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia