Columnistas

Falsas oposiciones

La Razón Digital / Jorge Komadina Rimassa

00:05 / 02 de noviembre de 2017

Tanto los saberes académicos como el sentido común han consagrado una serie de dicotomías conceptuales para pensar los acontecimientos políticos. Algunos usos frecuentes: Estado y sociedad, formal e informal, democracia y autoritarismo. Estas disyunciones fatales se han convertido con el tiempo en obstáculos para conocer las dinámicas políticas complejas.

Esas oposiciones rituales también presentan fuertes líneas de continuidad. Así, la relación Estado|sociedad no es dicotómica, pues esos ámbitos se entremezclan y superponen permanentemente. La pleca (|) o el signo slash (/) enfatizan adecuadamente esa continuidad: el poder fluye desde la sociedad hacia el Estado y viceversa; el autoritarismo estatal, por ejemplo, está legitimado por innumerables conductas autoritarias que se practican en las familias de clase media o en las comunidades indígenas, en la ciudad o en el campo.

Por lo general, el slash y la pleca actúan como signos de disyunción —suplen la letra o—; es decir, remiten a una oposición irreconciliable: Beatles|Rolling Stones, Tolstoi|Dostoievski (bello título de un libro de George Steiner), democracia|autoritarismo. Sin embargo, estos elementos tipográficos conllevan una ambigüedad, pues también enfatizan continuidad, cercanía, conexión fluida entre términos no contrastantes. Por eso suele hablarse de la “generación Beatles|Rolling Stones”, esta conjunción muestra que la sensibilidad musical de esa época ha sido fraguada tanto por unos como por otros. Y son inseparables, a pesar de su diferencia.

Otro caso: la expresión indígena|campesino puede sugerir al mismo tiempo una diferencia y una continuidad no fraccionable. Por una parte, esas categorías no pueden considerarse de manera separada; por otra parte, efectivamente tampoco son idénticas. Existen entre ellas continuidades culturales pero diferencias socioeconómicas.

La oposición irreconciliable formal/informal tampoco se sostiene. Encontramos una imbricación fuerte de estas prácticas en la economía, tanto en el comercio que evade impuestos como en actividades de narcotráfico cuyas ganancias son volcadas en empresas legales. Lo mismo sucede en la política, desde esa oposición jamás comprenderemos cómo las tramas de corrupción son un dispositivo del poder estatal, el ámbito de lo legal por definición. 

El problema es que detrás de esas oposiciones siempre se esconden modelos normativos que bloquean la comprensión minuciosa de la política. Ella no está concentrada exclusivamente en las instituciones de la democracia representativa y del régimen republicano. Sus raíces profundas se hunden en las instituciones y en las prácticas subterráneas e informales y se conectan fluidamente con las primeras. En ese flujo está uno de los secretos del poder.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia