Columnistas

Falso y en entredicho

Si hay tantas historias de billetes falsos otorgados por los bancos, es que algo está pasando

La Razón (Edición Impresa) / Lucía Sauma

02:36 / 15 de octubre de 2015

Retirar dinero del banco, contarlo frente a la caja, evidenciar que es la suma correcta, verificar (al contar) que los billetes tienen la banda de seguridad es lo que hace cualquier usuario de cualquiera de los bancos en cualquier lugar de nuestro país y el mundo. Pero todo se desmorona cuando ese usuario inmediatamente se dirige a otro banco para realizar un pago y allí, incómodo, observa cómo el cajero, de ese otro banco, comienza a dar vueltas el billete de Bs 100 y lo mira del derecho y del revés, lo estira, lo pone a trasluz una y otra vez, y con voz sentenciosa dice “Este billete es falso”. El usuario ingenuamente argumenta: “Pero si me lo dieron hace cinco minutos en el banco”. Como respuesta ve que el cajero, de ese otro banco, pone un sello de FALSO en el billete, y le pide al usuario que firme un acta de retención de billetes debajo de la declaración jurada.

El usuario se indigna, pide una fotocopia del billete falso y va al banco donde retiró el dinero. Sienta una denuncia por escrito, solicitando se anule el acta de retención en la que figura como portador de dinero falso. La respuesta llega en cinco días. En ella le informan que hicieron la revisión del video de seguridad del día y la hora indicada, donde no se observó ninguna irregularidad. Que se hizo un arqueo sorpresa de caja minutos antes de realizar la transacción y, finalmente, que “lamentamos no poder atender favorablemente su solicitud de devolución del importe reclamado, ya que la transacción fue realizada sin ninguna anomalía”.

El usuario termina de leer y con desencanto piensa que nunca pidió que le devuelvan los Bs 100 que le estafaron, solo quiere que no lo tomen por un falsificador o traficante de dinero falso, porque no lo es. Le indigna que su nombre y su firma figuren en un acta donde ponen en duda su honradez. En una suerte de desahogo, cuenta a sus amigos todo lo ocurrido. Sin proponérselo, destapa una caja de sorpresas, cada una de las seis personas que estaban reunidas tenía una historia con sus variantes, unas eran propias y otras ajenas, unas en cajeros automáticos, y la mayoría con dinero retirado en las cajas, pero todas en distintos bancos. Si hay tantas historias, es que algo está pasando.

El usuario está intranquilo, su decencia está en entredicho. Tozudamente defiende su honorabilidad y lo hace de forma propositiva, quiere evitar que lo estafen otra vez, y por eso solicita (exige) que las entidades financieras, en honor a la confianza que les otorga el público, coloquen a disposición de los usuarios máquinas detectoras de billetes falsos para que las utilice el cliente, y así la gente y los bancos no sean engañados por quienes están circulando billetes falsos, aprovechándose de entidades financieras y personas honorables.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia