Columnistas

¿Federalismo en Bolivia?

El actual modelo boliviano es mucho más avanzado que el de los países federales que no evolucionaron

La Razón / Iván Finot

00:54 / 06 de octubre de 2012

El federalismo ha cobrado actualidad a raíz de la fundación de un nuevo partido, Fuerza Republicana Federal, que al parecer pretende agrupar con ese discurso a las antiguas élites departamentales, actualmente confrontadas por un gran movimiento nacional. Puede pegar entre quienes están sufriendo esa confrontación, pero como idea resulta totalmente anacrónica.

En efecto, el federalismo fue una forma de organización territorial adoptada en siglos pasados, que originalmente consistió en que estados independientes decidían unirse en una sola nación, siendo el primero los Estados Unidos (1783). En América Latina, durante el siglo XIX esta alternativa se planteó en casi todos los países, pero finalmente fue adoptado sólo en aquellos más poblados y extensos: Argentina, Brasil y México (como observa Helena Argirakis) y, cómo no, en la patria del Libertador: Venezuela.

Sin embargo, el único país efectivamente federal resultó ser Argentina: provincias en principio independientes aceptaron federarse para beneficiarse de los ingresos fiscales generados por el puerto de Buenos Aires. En consecuencia, actualmente todos los impuestos, excepto los generados por el comercio exterior, son provinciales. Y, a fin de reducir las enormes desigualdades, se hacen difíciles “pactos fiscales”, donde las provincias ricas acceden a compartir algo de sus ingresos con las “pobres”.

En los demás países federales la situación es muy distinta. Venezuela es uno de los países más centralizados de América Latina: casi todos los estados y municipios son poco más o menos que totalmente dependientes de transferencias del nivel central, que controla enteramente la explotación de hidrocarburos. En México el único impuesto de los estados es el que grava los ingresos personales. Salvo los estados más ricos, los demás funcionan primordialmente con transferencias financieras provenientes de la federación.

Brasil a su vez se independizó como un país completamente centralizado (1822) y sólo asumió la forma federal cuando se conformó como República (1889). También en este caso los estados contaban con un sólo impuesto (sobre ventas), dependiendo en su mayor parte de transferencias del Gobierno federal. Y en 1988, recuperada la democracia después de derrocar a la dictadura militar de la época, se hizo una gran innovación democrática: se definió como una Unión no sólo de estados sino de “estados y municipios”, estableciendo igualdad jurídica entre ambos y dando ventaja a estos últimos en la coparticipación tributaria.

Lo que se dio en Brasil entonces fue un proceso de descentralización, similar a los que contemporáneamente se están dando en casi todos los países del mundo. Colombia y Chile también demuestran en la región la utilidad de estos procesos. Actualmente la diferencia fundamental entre los países federales (excepto Brasil) y los unitarios descentralizados es que en los primeros los municipios están subordinados al nivel intermedio, mientras en los segundos —y Brasil— los municipios son tan autónomos, o más, que los gobiernos intermedios.

En términos de democracia, el actual modelo boliviano, con sus dos niveles: el central y el autonómico, es mucho más avanzado que el de los países federales que no evolucionaron como Brasil, restando por resolver sólo el aspecto fiscal. El objetivo de los nuevos federalistas parece claro: hacer bandera con el falso argumento de que los recursos naturales no renovables pertenecen primordialmente a los departamentos donde se encuentran, yendo así en contra del objetivo democrático de superar la extrema desigualdad con que los recursos fiscales son distribuidos actualmente entre las autonomías, en desmedro principalmente de los habitantes de Santa Cruz y de La Paz.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia