Columnistas

Ferrocarril de Arica a La Paz

Según los tratados, se debe mantener habilitado todo el tramo ferroviario, desde Arica hasta La Paz

La Razón (Edición Impresa) / Ramiro Prudencio Lizón

00:00 / 26 de febrero de 2014

El presidente Sebastián Piñera reiteradamente manifiesta que Chile ha cumplido con el Tratado de Paz de 1904 en lo que respecta al ferrocarril de Arica a La Paz. Él considera que el haber rehabilitado el tramo chileno de dicha vía férrea, es decir, desde Arica hasta Visviri, le libra de toda obligación posterior. Pero el Mandatario chileno incurre en un grave error,  porque la Convención para la construcción y explotación del Ferrocarril de Arica a La Paz, suscrita el 27 de junio de 1905, y que es anexa al Tratado de Paz, dice claramente en su artículo 12: “A fin de asegurar a perpetuidad el libre tráfico del ferrocarril, los respectivos Gobiernos se comprometen a garantizar la neutralidad del ferrocarril y sus dependencias”; es decir, que se debe mantener habilitado todo el tramo ferroviario, desde Arica hasta La Paz.

Además, la mencionada Convención señala que: “Con el propósito de facilitar el funcionamiento y seguridad de la línea, los Gobiernos de Chile y de Bolivia adoptarán de común acuerdo las disposiciones reglamentarias que están en uso en esta clase de líneas internacionales”.  Y agrega: “Estos acuerdos reglamentarios tendrán el mismo valor que las disposiciones de la presente Convención, de la que se consideran parte integrante”.

Cabe recordar que luego de haberse construido todo el tramo ferroviario desde el puerto ariqueño hasta La Paz, se estipuló que Chile se mantendría en posesión del ferrocarril durante 15 años, a partir del día que finalizó su construcción, es decir, el 13 de mayo de 1913. Según esa disposición, Bolivia recibiría en propiedad el tramo que cruza por su territorio solo a partir de 1928. Naturalmente, el motivo de esa determinación fue el deseo chileno de recuperar el dinero gastado en la construcción de esa importante obra. Es por ello que las reiteradas afirmaciones de políticos e historiadores chilenos de que en el Tratado de Paz de 1904 su país había efectuado grandes erogaciones de dinero no son ciertas. En lo único que gastó fue en saldar la deuda que todavía nuestro país tenía con los empresarios chilenos, cuyas compañías fueron confiscadas en territorio nacional durante la Guerra del Pacífico. Además, como menciona una publicación reciente efectuada por el Gobierno chileno sobre el ferrocarril, éste contribuyó grandemente al progreso de la ciudad de Arica.

Pasados los 15 años, es decir en 1928, Bolivia recibió la sección del ferrocarril que recorre por su territorio. Se firmó en Santiago el Protocolo Ríos–Rojas el 2 de febrero de 1928, que determinó la entrega a Bolivia de dicha sección. Ese mismo año se suscribieron varias actas, por comisionados especiales de ambos países, para levantar el inventario, determinar las condiciones de la futura administración del ferrocarril, y preparar la entrega por parte de Chile de la mencionada sección boliviana. 

Actualmente, fue el propio Presidente chileno quien conmemoró el centenario del Ferrocarril de Arica a La Paz, en mayo del año pasado. Pero se podría indicar que dicho acto fue una parodia, ya que no sirvió para iniciar la habilitación del ferrocarril desde Arica hasta La Paz, sino solamente el tramo chileno de Arica a Visviri. En otras palabras, Chile ha reconstruido un tramo ferroviario que sólo sirve para vincular al puerto de Arica con las poblaciones altas de dicha zona. Se podría decir que ahora se ha convertido en un ferrocarril netamente chileno. 

En consecuencia, sería procedente que el Gobierno de Chile se preocupara en proponer al de Bolivia la constitución de una comisión mixta para tratar específicamente los asuntos inherentes a toda la vía desde Arica hasta La Paz. Porque es menester estudiar conjuntamente el modo de llevar a cabo una verdadera habilitación del ferrocarril, para convertirlo en un medio efectivo de tránsito de mercancías desde Bolivia hasta el mar y viceversa. Así lo exige y a perpetuidad, la mencionada Convención para la construcción del ferrocarril de junio de 1905, complementaria del Tratado de Paz.

Es diplomático e historiador.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia