Columnistas

¿Fin del ciclo progresista?

Resulta imprescindible cuestionar, por superficial, la tesis del fin del ciclo progresista en la región

La Razón (Edición Impresa) / Carlos Ernesto Ichuta Nina

02:30 / 05 de enero de 2016

El retorno de la derecha al poder en Argentina y su recuperación en Venezuela hizo que el tintero del análisis político discurriera por la tesis del fin del ciclo progresista en América Latina. Pero resulta imprescindible cuestionar esta idea por superficial. Para ello me permito mencionar algunos argumentos de un informe de investigación que tuvimos la oportunidad de realizar gracias al apoyo del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales.

Nuestro principal argumento es que suponer el fin de un ciclo progresista significa dar por realizado un nuevo periodo político que en los hechos ocurrió de manera muy relativa; porque según los diversos estudiosos que analizaron el proceso de manera seria, la consolidación de un nuevo ciclo político en América Latina dependía de la tarea de vincular la izquierda social, representada por los movimientos sociales altermundistas, con la izquierda política.

Ello porque a partir de su aparición en el II Foro Social Mundial de Porto Alegre, los movimientos altermundistas definieron que frente al vacío ético del capitalismo otro mundo era posible”, mediante la ejecución de tareas muy prácticas como la profundización de la democracia; la búsqueda de un nuevo orden financiero, justo e igualitario; la defensa de la autonomía; y el derecho a la autodeterminación de los pueblos indígenas. El surgimiento de esta izquierda social estuvo determinado así por las exigencias de una época definida por la profundización de la desigualdad, la desconfianza en los partidos y la ausencia de mayores mecanismos de participación. El horizonte revolucionario definido por un sujeto de clase era, pues, inexistente, pese a la tarea crítica muy clara por la posición antineoliberal y antipolítica de esa izquierda, cuyo poder produjo la defenestración de 12 presidentes mediante el dispositivo “que se vayan todos”, principal mecanismo crítico del Estado aparente.

Sin embargo, en términos de las exigencias coyunturales y la ausencia de posiciones antidemocráticas, la izquierda política reapareció como un actor institucional clave y el campo político se fue configurando como un espacio de relación asimétrica entre la forma-movimiento y la forma-partido; entre la capacidad del primero para desarrollarse en el ámbito a-institucional y la capacidad institucional del segundo para intervenir en el ámbito de la política parlamentaria. Es más, los movimientos altermundistas rechazaron cualquier posibilidad de conducción debido a su resistencia a cualquier instancia hegemónica, por lo que la izquierda política debía buscar su legitimación como una instancia representativa.

El resultado de esa tensión fue la conformación de una nueva izquierda que hizo hincapié en la política social y la búsqueda de un modelo económico que produjera crecimiento y resultados sociales. Ocurrió así el “giro a la izquierda en la región”. Pero la falta de consolidación de un bloque antineoliberal definió un panorama político muy ambiguo al que se identificó como ciclo progresista, resultando el progresismo, como diría Constanza Moreira, en una palabra maldita porque hacía indefinible al proceso. Ello sumado a las lecturas interesadas de los más procaces críticos del proceso como Theodore Petkoff, Jorge Castañeda y Mario Vargas Llosa y allegados, quienes se dieron a la tarea moral de defender a una izquierda moderna y democrática frente a una izquierda retrógrada y antidemocrática constituyente del eje del mal. Un nuevo ciclo político en la región resultó así inconcluso y no termina de cuajar incluso en los casos en los cuales la relación entre la izquierda social y política subsiste a pesar de sus perversiones, ya que la propia democracia liberal es un contrasentido a los planes de largo plazo.     

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia