Columnistas

¿Fin de ciclo?

No existen razones,  ni posibilidades, para un desmontaje de la ampliación de la democracia

La Razón (Edición Impresa) / Fernando Mayorga

00:02 / 20 de diciembre de 2015

Hace un par de semanas estuve en Buenos Aires. Un seminario sobre “Las elecciones en América Latina y la dimensión postelectoral de las democracias” reunió a varios investigadores en el Instituto Gino Germani, coordinado por Isidoro Cheresky. En el panel dedicado al caso argentino fue predominante una idea general: la victoria de Mauricio Macri se explica más por los errores del kirchnerismo que debido a los aciertos de Cambiemos. El evento concluyó con una mesa redonda realizada en la Universidad de Buenos Aires que, según una crónica publicada en Página 12, se resumió en dos ideas: el desafío de trascender los liderazgos y los límites del modelo económico neodesarrollista. Tuve el placer de compartir esa mesa con Manuel A. Garretón, de la Universidad de Chile; Alberto Olvera, de la Universidad Veracruzana de México; y Carlos Chacho Álvarez, exvicepresidente argentino.

Las reflexiones giraron en torno a cierta turbulencia que caracterizó a la política latinoamericana en las últimas semanas. La derrota del kirchnerismo en los comicios presidenciales, la previsible victoria de la oposición en las elecciones legislativas en Venezuela, el intento de proceso de enjuiciamiento para la destitución de Dilma Rousseff, las enmiendas constitucionales en Ecuador para incluir la reelección indefinida de Rafael Correa después del próximo periodo presidencial y, en Bolivia, el referendo para aprobar o rechazar una reforma constitucional parcial que habilitaría a Evo Morales para postular en las elecciones de 2019. En suma, un cuadro complejo que afectó y afecta a los gobiernos progresistas que formaron parte del denominado “giro a la izquierda”.

Algunos se adhieren a la hipótesis lanzada por circunstanciales analistas mediáticos acerca de un supuesto “fin de ciclo populista”. Considero que es un equívoco, porque el cambio afecta (y en otros casos, podría afectar) el manejo del gobierno, pero no existen razones, ni posibilidades, para un desmontaje de la ampliación de la democracia y del ejercicio de derechos, menos aún para un desmantelamiento de las políticas distributivas y redistributivas impulsadas por los gobiernos denominados “populistas” que impulsaron el protagonismo estatal.

No es viable, tampoco deseable, un retorno a la lógica del mercado; y esta renovación política no muestra figuras fuertes ni organizaciones políticas estables que cumplan lo que exigieron desde la barricada opositora: más y mejor institucionalidad democrática. Es suficiente observar las designaciones judi- ciales de Macri al mejor estilo de decisionismo presidencial (para no hablar de su bailecito de cumbia que merece un desagravio a Gilda) y las pugnas entre radicales y moderados en las filas de la oposición venezolana en su pugna con el gobierno.

Lo que merece una reflexión específica es el rol del vínculo carismático. No es casual que Página 12 haya titulado su reportaje: “El desafío de trascender los liderazgos”, puesto que el oficialismo venezolano llamó a votar por “el legado de Chávez”, el papel de Cristina Kirchner fue y será decisivo en la política argentina, la figura de Lula es crucial en la defensa de la Presidenta brasileña, así como es previsible su candidatura presidencial. Otras rutas eligieron Rafal Correa y Evo Morales, pero se ratifica la centralidad de sus liderazgos y la fortaleza de sus proyectos políticos. Tema para otra columna; sin aire navideño ni atmósfera de fin de año, menos de “fin de ciclo”.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia