Columnistas

¡Fuerza Panchito!

El drama de los jóvenes periodistas deportivos no ha cambiado desde hace más de 28 años

La Razón (Edición Impresa) / Jorge Quispe

08:00 / 10 de julio de 2016

Aún mantengo viva la imagen del colega Francisco Millares informando a todo el país que la FIFA había decidido, en 1995, vetar al estadio Hernando Siles para cotejos internacionales de fútbol por la altura de La Paz.

Panchito, como sus amigos le llamamos, ha informado sobre los principales acontecimientos deportivos de los últimos 28 años: desde la clasificación de Bolivia al Mundial de Estados Unidos en 1993, incluido el partido en Quito (Ecuador), donde la verde selló su pase a la cita; pasando por el subcampeonato de la Copa América de 1997; hasta la desafortunada muerte, que todos lloramos, del recordado Ramiro Castillo, quien había perdido a su hijo unos meses antes.

A Millares le diagnosticaron un aneurisma cerebral que paralizó la mitad de su cuerpo desde fines de junio, pero el malestar viene desde hace un año. Su esposa y sus tres hijos aguantan estoicamente el mal momento. Francisco pertenece a la raza de periodistas deportivos que empezamos haciendo radio a fines de los 80 y principios de los 90. En aquellos tiempos el reportero deportivo radial no tenía ninguna seguridad laboral, menos un sueldo fijo. Hoy el panorama poco o nada ha cambiado.

Recuerdo con dolor cómo el director de mi programa deportivo fue a renovar el contrato con una empresa por otro tres meses dejándome fuera, cuando un porcentaje del anuncio publicitario era lo único que pagaban a los jóvenes reporteros. “Tienes que buscar otra publicidad”, así respondían los directores.

A Millares y a otros que empezábamos en esta profesión nos tocaba el 15%, y en algunos casos el 18%, de un monto global del pago por un anuncio publicitario en la radio. No había un sueldo fijo y menos seguro social u otros beneficios. En varias oportunidades tuvimos que viajar a Oruro con Bs 20 en el bolsillo, cuando el pasaje costaba Bs 10. Por eso, mi admiración a Panchito y otros periodistas radiales que, más allá de esas dificultades, labraron su profesión con dignididad.

Millares atraviesa hoy por un mal momento, pero, pese a ello, sigue luchando junto a su familia. En 2013 ganó un juicio laboral a los dueños de un programa en el que había trabajó ocho años y 11 meses. De todas maneras, ahora necesita el apoyo de quienes lo conocimos desde hace más de dos décadas en las lides deportivas. Hay que rezar por Millares. Desde La Paz te acompañamos con un sonoro: ¡Fuerza, Panchito!

Sin embargo, también hay que denunciar a los malos radialistas que aún explotan a jóvenes periodistas y eluden sus derechos laborales. Por caso, actualmente hay agencias y programas que pagan Bs 300 por mes o incluso nada a los bisoños comunicadores que batallan en las peores condiciones de trabajo.

Es reportero de La Razón,  fue periodista deportivo durante 15 años.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia