Columnistas

Ganadería en sitios Ramsar

Nuestra ganadería en sitios Ramsar podría lograr un sello especial de certificación de carne orgánica

La Razón / Wolf Rolón Roth

00:12 / 08 de mayo de 2013

Gran parte de la sabana inundable de los Llanos de Moxos (6,9 millones de hectáreas) ha sido declarada como sitio Ramsar (un humedal considerado de importancia internacional debido a su riqueza biológica). En esta región la superficie utilizable para el pastoreo de ganado supera las diez millones de ha y es donde se encuentra el 42% de la población del ganado bovino de Bolivia. Pero además de los Llanos de Moxos, la ganadería nacional se desarrolla en otro sitio Ramsar, el Pantanal, con una extensión de tres millones de ha y 200.000 cabezas de ganado. Esto significa que es imperativo el manejo sustentable de 3,2 millones de cabezas de ganado en humedales que evitan inundaciones, mantienen caudales ecológicos mínimos en los ríos durante la estación seca y sustentan el ciclo hidrológico en dos grandes cuencas (Amazónica y del Plata) que abarcan más de diez países.

Si hasta ahora la ganadería extensiva no ha causado una alteración significativa en estas ecoregiones es precisamente porque tienen características edáficas e hidrológicas que ocasionan inundaciones temporales, lo que ha evitado la invasión de la agropecuaria industrial basada en la implantación de monocultivos, reemplazando la gran diversidad de la pradera natural.

La declaración de sitio Ramsar significa que la región está incluida en la lista de áreas prioritarias para la comunidad internacional, que recomienda medidas de conservación, cuyo objetivo es la reducción de amenazas que podrían afectar a otros territorios, como el desvío de flujos de agua ocasionado por la construcción de carreteras, por la pecuaria intensiva o por las plantaciones. Implica además una ampliación del enfoque de gestión ambiental centrado en los bosques, reconociendo la necesidad de gestión adecuada de los ecosistemas de agua dulce de la Amazonía y del Plata, incluyendo la conservación de los ríos de las cabeceras de ambas cuencas (ríos Isiboro, Sécure, Paraguay y otros).

Nuestro país asume una vez más un gran desafío, pero hasta ahora no ha dado grandes muestras de una efectiva labor en la conservación de ecoregiones de gran valor para la biodiversidad. El Pantanal fue declarado sitio Ramsar en 2001, pero es muy poco lo que se ha avanzado en el desarrollo de una pecuaria sustentable, corriendo el riesgo de emular la mala gestión de Brasil, que ya ha destruido el 20% de su Pantanal. El compromiso de proteger toda la región a largo plazo no sólo es de los gobiernos sino también de la sociedad civil, que juega un papel preponderante al ocupar la ganadería privada grandes extensiones de terreno tanto en los Llanos de Moxos como en el Pantanal.

Nuestra ganadería en sitios Ramsar podría lograr un sello especial de certificación de carne orgánica, por ser producida en áreas sin desboscar, planteando sistemas de uso ecológicamente acertado de la pradera natural, para alcanzar máximos niveles de producción compatibles con su renovación indefinida. Esto no debe confundirse con la aplicación universal de buenas prácticas pecuarias porque es un planteamiento de producción en praderas naturales, como propone el libro Ganadería ecológica en las sabanas inundables de Bolivia, que distribuye el sitio Amazon y siguiendo los principios de la Federación Internacional de Movimientos de Agricultura Orgánica (IFOAM).

Al haber aceptado las reglas de conservación, el Gobierno de Bolivia está obligado a implementar políticas de uso sustentable que garanticen la conservación de los recursos hídricos y los servicios ecológicos. Una gran oportunidad para alcanzar un sello de carne orgánica de ganado que pastorea en ecosistemas no alterados.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia