Columnistas

¿Ideología de género vs. familia?

Este constructo narrativo busca poner en competencia a la familia con los derechos de las personas

La Razón Digital / Lourdes Montero

23:48 / 25 de septiembre de 2016

Cuando en Santa Cruz las iglesias evangélicas y católicas convocaron a la “marcha por la familia y por la vida”, asumimos que era un hecho aislado, propiciado por las expresiones conservadoras que querían fijar su posición sobre la Ley de Identidad de Género. Ahora nos damos cuenta que el evento forma parte de una planificada ofensiva contra los derechos humanos.

Y es que este 24 de septiembre se reunirán en la ciudad de México líderes de organizaciones de varios países para conformar un “frente latinoamericano por el derecho a la vida y a la familia”. Así lo anuncia Benjamín Rivera, líder de este encuentro. Pero, ¿qué demanda este activo movimiento? Se trata de la defensa de la familia, contra la supuesta expansión de la “ideología de género” y sus consecuencias en “el descalabro moral de la sociedad”. Para mí, esta convocatoria equivaldría a un llamado para pronunciarse en contra de la Declaración Universal de los Derechos Humanos; o cuestionar, por motivos religiosos, el principio de antidiscriminación promovido los últimos 70 años. Incluso llama la atención la vigencia de este discurso cuando el papa Francisco, líder espiritual contemporáneo, plantea: “¿Quién soy yo para juzgar a un gay?”.

Este movimiento “profamilia feliz” incluso arremete contra Naciones Unidas y su “trabajo” por expandir la ideología de género en el mundo. Según sostiene el citado Benjamín Rivera, “la ONU ha logrado entrar al mundo de los pensadores, de la literatura, de los medios masivos y de las redes sociales, para impulsar su ideología”. Así se puede leer por ejemplo en Catholic.net que la “Cumbre Mundial de Beijín tan solo fue un instrumento para imponer al mundo la ideología de género”, impulsado por las feministas, únicas culpables de “que la familia haya quedado vaciada de su contenido cultural, moral y espiritual (...) y que exista hoy en día mayor promiscuidad sexual, un incremento importante de embarazos de adolescentes y el contagio de enfermedades de transmisión sexual”.

Nombrar al feminismo como “ideología de género” no es solo una alusión despectiva; se trata de un elaborado constructo narrativo que busca poner en competencia a la familia (no la real, sino la ideal de papá + mamá e hijitos) con los derechos de las personas. Así lo presenta, por ejemplo, Gabriele Kuby en su libro La revolución sexual global,  que, traducido ya a siete idiomas, se ha convertido en la biblia de los movimientos profamilia.

Esta ideología conservadora busca instalar en el sentido común que la reivindicación de los derechos de las mujeres y los TLGB son la causa de la destrucción de la familia y la “cultura cristiana”. Así, según Kuby, “El marxismo, el feminismo radical y la liberación sexual se unen para exterminar de raíz los valores cristianos, rebelándose contra cualquier autoridad”.

La expansión y legitimación de este movimiento niega que la familia, al igual que toda institución humana, es un producto social sujeto a modificaciones. Las relaciones entre las personas están atravesadas por la cultura y, por eso, las normas y leyes se modifican con el objetivo de acompañar los cambios. En Bolivia, un avance significativo ha sido el reconocimiento en nuestra Constitución Política de constituirnos en un Estado laico y, por tanto, sus valores no responden a ideologías religiosas. Es necesario estar atentos a las intervenciones de fundamentalismos que cuestionen este principio. Finalmente, reafirmamos nuestro compromiso con el derecho que todas las personas tienen a ser felices, y esto implica ser libres e iguales ante la ley y las instituciones del Estado.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia