Columnistas

El Gran Hermano te está vigilando..

La profecía sobre el espionaje total del Estado contra sus ciudadanos parece haber tomado forma.

La Razón (Edición Impresa) / Carlos Antonio Carrasco

00:00 / 22 de junio de 2013

La reciente denuncia de Edward Snowden referente al millonario seguimiento de la Agencia Nacional de Seguridad estadounidense (NSA) de las llamadas telefónicas, correos electrónicos y otros medios de comunicación en la red, con objeto de detectar los movimientos de posibles terroristas u otros enemigos de Estados Unidos, trajo a la memoria la novela distópica  1984 —publicada en 1949— por Eric Arthur Blair, más conocido como George Orwell. En ella, su profecía de espionaje total por parte del Estado contra sus propios ciudadanos parece haber tomado forma y caución con aquella revelación, porque rebasa el límite de sus fronteras, para convertirse en una pesadilla planetaria.

George Orwell, que unía a sus reflexiones teóricas ciertas acciones heroicas, participó del buen lado en la guerra civil española, y fue herido en combate, experiencia que la usó en su escrito Homenaje a Cataluña. También se ocupó de criticar el inevitable ascenso a la gula del poder de la “nueva clase” que siempre surge al calor de todas las revoluciones, en su clásica alegoría Rebelión en la granja, donde la exitosa insurrección de todos los animales es aprovechada por los cerdos que pronto devienen la casta dominante. Éstos, mediante el arte cisoria de la dialéctica,  transforman el principio democrático de todos  los animales son iguales en aquél en que todos los animales son iguales, pero algunos son más iguales que los otros, para justificar la distorsión de la ideología en arca abierta a la corrupción. Son precisamente esos  marranos dirigentes los encargados de fabricar cuanta porquería se les ocurre, para mortificar a sus adversarios y luego comerse los desechos con singular apetito. Así nace la calumnia, y los perros que ofician de policías arremeten contra los burros, otrora ensalzados como héroes del trabajo.

A ese clásico inefable en la sociología de la revolución se añade 1984, que caricaturiza la instauración del Estado totalitario sea de corte fascista o de estilo estaliniano, que, en la época de Orwell, empleaba métodos artesanales pero imaginativos para controlar a la población, entre ellos, la “policía del pensamiento” que regula el mecanismo de la razón, y la invención de un nuevo lenguaje exento de palabras que puedan usarse para criticar al gobierno, imponiendo de esa manera la uniformidad del pensar. En ese proceso de cambio, la vida cotidiana discurre bajo la imagen omnipresente del “Gran Hermano”, una modalidad de espionaje colectivo de todos contra todos.

En los tiempos que corren, en esta era de la cibernética, la ciencia y la tecnología son adaptadas para fisgonear las comunicaciones supuestamente con el noble propósito de  proteger el bien común. Al respecto, el presidente Barack Obama confesó cándidamente que “no se puede tener 100% de seguridad y 100% de garantías individuales”, sin precisar el justo medio. Sin embargo, servicios  como el facebook contienen preguntas tan  impertinentes como peligrosas, por ejemplo ¿qué estas pensando ?, en el intento de penetrar en la mente de los usuarios.

Entonces, más que nunca, la advertencia de Orwell “el Gran Hermano, te está vigilando…” cobra dramática vigencia, y el soplón Edward Snowden, que justifica su delación por no querer “vivir en un mundo donde todo lo que hago y lo que digo, esté registrado” es, a la vez, héroe para unos y villano para otros.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia