Columnistas

Guerra de vitaminas

Por culpa del marketing, podríamos estar sobrecargando nuestro organismo con vitaminas

La Razón / Luis Kushner

00:15 / 03 de octubre de 2012

Se han dado cuenta que, de un tiempo a esta parte, existen miles de productos asociados a vitaminas que se ofrecen a diestra y siniestra en todo lugar; incluidas farmacias, tiendas de barrio, mercados, supermercados, etc.?

Todos estos productos vienen acompañados de un experto en marketing que informa sobre sus virtudes, por medio de expresiones como: “sin vitaminas uno no puede vivir”, “consumir vitaminas es bueno”, “las vitaminas son esenciales para la salud del cuerpo”, etc. Datos que son ciertos y que están sustentados por evidencias descritas hace siglos. Sin embargo, lo que no está descrito es que “las” vitaminas que el comerciante vende sean necesariamente las mejores, ni tampoco que la ingesta de pastillas  es la única fuente de vitaminas.

Las ventas de las vitaminas se han elevado sustancialmente en todo el mundo debido a la comercialización libre y las técnicas avanzadas de mercado, cosa que no se hace con las verduras y las frutas. Ya quisiera escuchar a un comerciante vociferando en el mercado los beneficios vitamínicos del tomate o de la zanahoria; u observar en la televisión algún anuncio que destaque las propiedades saludables de las frutas en su estado natural. Este tipo de ausencias no habla bien de una sociedad que consume diariamente vitaminas artificiales, pero que no aprovecha el verdadero rendimiento de sus productos naturales.

Si bien es cierto que las vitaminas son necesarias, no todas las personas deben exceder las dosis “normales” de consumo. Esto significa que si un individuo consume en su dieta diaria una buena cantidad de vegetales y proteínas, obtendrá en su circulación la cantidad necesaria y suficiente de vitaminas; y no requerirá ingerir productos extras para que sus células obtengan ese micronutriente específico.

Entonces, como consecuencia de la guerra del marketing, que nos quiere condicionar para que todos consumamos productos vitamínicos industrializados en vez de naturales, podríamos estar sobrecargando nuestro organismo con estas sustancias. Afortunadamente, hasta el momento no se ha descubierto daños por este exceso vitamínico, que el cuerpo lo desecha de manera natural a través de la orina. Es decir que nuestro organismo asimila la cantidad de vitaminas que necesita y elimina el exceso, que bien podría ser esa pastillita adicional que consumen muchas personas, y que tal vez no deberían hacerlo; mientras que los que sí deberían consumirlas no lo hacen.

Una vez más, la guerra de las vitaminas es parte de la famosa guerra del marketing, que desgraciadamente nos ataca, nos hace comprar y consumir lo innecesario; y sin querer “queriendo” revoluciona la forma de ver a la sabia naturaleza. Lo peor es que muchos ya caímos en esta batalla.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia