Columnistas

Hablando de democracia

Habría que recordar que quien olvida el pasado, está condenado a repetir los errores en el futuro.

La Razón (Edición Impresa) / Reymi Ferreira

01:26 / 15 de mayo de 2017

Seis opositores se pronunciaron en un documento conjunto llamando a “respetar la democracia”. Paradójicamente entre los firmantes hay exvicepresidentes de Gonzalo Sánchez de Lozada (responsable de varias masacres), un vicepresidente nada menos que del dictador Hugo Banzer Suárez, y un exministro que firmó decretos de estados de sitio. Si bien faltan varios (Carlos Sánchez Berzaín, por ejemplo) estos caballeros son la más clara expresión del inmediato pasado caracterizado por su desprecio a valores democráticos.

Desde 1982 hasta 2005, los presidentes fueron designados por el Congreso, ninguno fue elegido por el pueblo. Se dieron aberraciones como en 1989 cuando el tercero, que obtuvo apenas el 21% de los votos, fue nombrado presidente. La democracia “negociada” no fue más que la repartija de ministerios sin otro programa que las directrices del FMI. Varios de estos presidentes no obtuvieron ni el 25% de la votación. Violaron la Constitución, como cuando acortaron el mandato a Hernán Siles Zuazo, o habilitaron como candidato al vicepresidente Jaime Paz Zamora en 1985.

Pero no solo fueron ilegítimos, sino también represores: dictaron cinco Estados de sitio, ordenando el confinamiento masivo de ciudadanos a zonas alejadas; realizaron persecución política, como la que sufrió el diputado Evo Morales, que fue expulsado del Congreso; ejecutaron a los jóvenes del grupo Néstor Paz Zamora, entre otras acciones represivas. En 15 años asesinaron a 100 personas en el Chapare. En la “guerra del agua” asesinaron a civiles en Cochabamba con armas de guerra; asesinaron a 17 mineros en Amayapampa y Capasirca, y ordenaron la masacre de El Alto con 70 muertos. La democracia que practicaban era excluyente; pese a que la mitad de la población del país es indígena en el Parlamento había uno o dos indígenas, y las mujeres apenas tenían participación. En aquel periodo varios periodistas fueron agredidos a bala, como Ronald Méndez, quien además fue enviado a la cárcel por denunciar a la esposa de Banzer.

Muchos usaron la política para enriquecerse de forma rápida; solo así se explica que exprefectos y exministros de la época que nunca trabajaron en algo útil hoy sean millonarios. Esa democracia era la democracia del narcotráfico. Basta recordar Huanchaca, la más grande fábrica de drogas que existió en Bolivia, con protección oficial, y en la que se asesinó al científico Noel Kempff Mercado y que costó luego la vida del diputado Edmundo Salazar. El mayor cargamento de droga salida de un aeropuerto del país la organizó Barbas chocas, y hay que recordar al narcotraficante Oso Chavarría, padrino de varios políticos aún vigentes. El nepotismo no tuvo límite; Gonzalo Sánchez nombró a su hermano contralor, Jaime Paz nombró a su hermano ministro, y Banzer nombró a su yerno prefecto.

Hoy los indígenas y las mujeres tienen participación real en el Gobierno y en las asambleas; el presidente ha sido elegido en tres oportunidades con más del 50% sin cuoteo; la Constitución se aprobó a través del voto; y se institucionalizaron vías de participación directa como el referéndum. No se ha confinado a nadie, ni se ha dictado Estados de sitio a nivel nacional. La prensa, supuestamente acosada, no solo informa libremente, sino que algunos periodistas manipulan, insultan y mienten. Se habla de persecución política y, paradójicamente, los únicos exministros, exalcaldes y exgobernadores presos pertenecen al MAS, porque los opositores acusados de corrupción se han visto favorecidos por una justicia degenerada o han fugado.

Lo importante de la aparición de los “seis” es que, quienes se tragaron el cuento de que democracia es sinónimo de “alternancia” han visto la calidad de renovación que traen los “demócratas” del pasado, cuya vejez no solo es biológica, sino también ideológica. Habría que recordar que quien olvida el pasado, está condenado a repetir los errores en el futuro.                                                           

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia