Columnistas

Halloween

Es la fiesta de Halloween, y digo fiesta porque de eso de trata, de eso y nada más que eso

La Razón / Alejandro F. Mercado

00:54 / 27 de octubre de 2012

Las calabazas, los sombreros de brujas y las máscaras han inundado los supermercados y las tiendas de disfraces. Los escaparates de las tiendas están llenos de telarañas, y las galerías se encuentran adornadas con brujas y vampiros. Extraña forma de adornar las galerías y vidrieras, podría pensar alguien, sin embargo es que estamos cerca del 31 de octubre, que es la fiesta de Halloween; y digo fiesta porque efectivamente de eso de trata, de eso y nada más que eso.

Mientras algunos niños se preparan para asistir a alguna fiesta organizada en la casa de un amigo, los más saldrán con sus disfraces en la noche del 31, recorriendo tiendas y casas solicitando golosinas. Los locales comerciales estarán abiertos hasta altas horas de la noche, esperando a los niños y adolescentes que bajo el santo y seña de “Dulce o truco” (Trick or treat) llenarán las calles comerciales de la zona Sur y las más importantes galerías. Pero no solamente será en la zona Sur, ya que esta peculiar fiesta ha ido subiendo al centro de la ciudad y las zonas aledañas.

Los representantes de algunas iglesias, que a mi modo de ver no entienden que se trata de la asimilación de lo festivo de una antigua tradición celta y no de sus connotaciones espirituales o religiosas, han abierto sus micrófonos para ir en contra de esta fiesta secular. Escuché por ahí de que se condenaba esta fiesta porque no era otra cosa que el cumpleaños del demonio. ¿Será que estos señores piensan que el demonio tiene características antropomórficas o que se trata de una especie rara con patas de cabra, cuernos, cola y olor a arsénico?

Pero está bien, cada uno es libre de creer lo que quiera, lo único que les pido es que a los niños, a quienes ya se les quitó la fiesta de San Juan, en la que los niños de anteriores generaciones jugaban en las fogatas mientras sus padres tomaban leche batida con singani, no se busque privarles de esta fiesta, de las pocas que existen para ellos.

Asimismo aparecerán voces contrarias a esta fiesta, reclamando por nuestra cultura originaria y en contra de la adopción de tradiciones foráneas. Lamento decirles que la fiesta de Halloween llegó al país para quedarse, y que no tiene nada que ver con nuestro día de difuntos que se celebra entre el 1 y 2 de noviembre, por lo que las t’antawawas y los panes con forma de caballitos no tienen que competir con los sombreros de brujas. Cabe también recordarles que nuestra celebración de difuntos, si bien tiene algunas raíces prehispánicas, es el resultado del peculiar sincretismo religioso de nuestra región.  

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia