Columnistas

Higiene peligrosa

El agua de la ciudad se encuentra muy contaminada, por ello se están presentando infecciones urinarias

La Razón / Alejandro F. Mercado

01:35 / 02 de febrero de 2013

Hace unos días, por casualidad me encontré con un amigo ginecólogo, compañero de curso que no veía hace muchos años, así que decidimos conversar tomando un café. Entre las muchas cosas de las que hablamos, le comenté que en los últimos meses dos colegas de trabajo sufrieron problemas de infección urinaria, llegando, en uno de los casos, a complicársele los riñones. Me explicó que al ver que últimamente varias de sus pacientes llegaban a su consultorio con problemas similares, investigó para identificar cuál podía ser la causa, y descubrió que quienes acostumbraban a tener baños en tina eran las que presentaban con mayor frecuencia este tipo de infecciones.

De ello se puede seguir que las infecciones que se presentan en el sistema urinario, especialmente en las mujeres, no son por cometer travesuras, como maliciosamente alguno de nosotros podría imaginarse, sino porque el agua se encuentra muy contaminada. Como corolario, podemos extraer la recomendación de que deben evitarse los baños en tina, así como también sería conveniente evitar ir a la piscina o al sauna, y ni se le ocurra tomar agua sin hervir.

Recuerdo que cuando era niño, después de un partido de fútbol o cualquier otra actividad física, todos tomábamos agua directamente del grifo sin el menor riesgo de posibles infecciones; asimismo recuerdo que mi abuelo, cuando llegaban de visita sus hijos del exterior, se jactaba de que en la ciudad de La Paz teníamos una de las aguas más puras.

Varios años después se desató la famosa guerra del agua, donde los movimientos sociales, con grandes movilizaciones, exigieron la expulsión de la empresa Aguas del Illimani, filial de la francesa Lyonnaise des Eaux. Al final, en 2007, entre marchas, banderas y júbilo nacional, expulsamos a la empresa transnacional que, de manera fiel a su accionar neoliberal, se estaba enriqueciendo a costa de un derecho de los bolivianos. Así pasamos de Aguas del Illimani a Aguas del Mamani. 

Actualmente la Empresa Pública Social de Agua y Saneamiento (EPSAS) se encuentra en una crisis casi terminal, y aquellos que lucharon por expulsar a la empresa francesa, porque decían que cobraba precios muy altos por el suministro del líquido elemento, se quedaron sin agua. Por contrapartida, como en todos estos procesos, siempre existen beneficiarios, comenzando con la burocracia que maneja la empresa social, los médicos que tienen más pacientes, las farmacias que venden más antibióticos, los productores de agua potable embotellada y, Dios no lo permita, las funerarias. Qué bien vamos ¿no?

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia