Columnistas

Homenaje a Bertonio en Juli

Los homenajes a Ludovico Bertonio comprometen a seguir bregando por la cultura aymara.

La Razón (Edición Impresa) / Félix layme pairumani

03:48 / 26 de febrero de 2013

Una de las obras más grandiosa para analizar la cultura aymara es el Vocabulario de la lengua aymara, de Ludovico Bertonio. Nacido en Italia en 1557, Bertonio llegó a Lima en 1581 y a Juli, en 1585. En 1601 anduvo en Potosí. Entre 1603 y 1612 publicó sus libros. Rubén Vargas Ugarte dice que murió en Lima en 1625. Cuatro siglos después, se organizaron tres homenajes en su honor, uno en Bolivia y dos en Perú.

En el homenaje boliviano, recordando los IV centenarios de la publicación de la monumental obra, la Universidad Católica Boliviana “San Pablo” publicó un número de la revista Ciencia y Cultura, de 327 páginas, enteramente dedicada a Ludovico Bertonio. En ella escriben personalidades como Hans van den Berg, Xavier Albó, Rodolfo Cerrón-Palomino, Iván Guzmán de Rojas, Juan de Dios Yapita, entre otros.

En los homenajes peruanos, con el título Tras las huellas de Bertonio, se realizaron dos eventos sucesivos este 2013, en Puno, el 23 de enero; y en Juli, el 24. Estas conmemoraciones fueron cubiertas por la televisión y las radio-emisoras del departamento de Puno. La primera se realizó con dos conferencias magistrales de los biógrafos del autor del Vocabulario de la Lengua Aymara de la Vitha Christi. Félix Layme disertó sobre la primera obra, y  Xavier Albó sobre la segunda. Uno y otro ponderaron la colaboración de Martín de Santa Cruz en los libros de Bertonio. Tras las conferencias, los visitantes se trasladaron a Sillustani. En la noche participaron de la exhibición de gala de la película Coliseo, los campeones, una extraordinaria obra, real y aleccionadora para la juventud de origen indígena de los barrios marginales de Lima, y extensivas a las ciudades andinas.

El otro Homenaje a Bertonio se celebró en Juli. Cuando se revisa la historia de esa ciudad, realmente extraordinaria,  orográficamente similar a la ciudad de boliviana de Copacabana, uno se da cuenta de que ambas son el corazón mismo de las ritualidades andinas. Quien no conoce esas poblaciones, no está al tanto del sentimiento, creencias y porvenir del pueblo aymara.

El homenaje empezó en la plaza de Juli al pie del monumento a Bertonio. Tras los discursos de rigor por las autoridades, se condecoraron a los biógrafos del mencionado clásico colonial con más de cinco medallas y otros tantos documentos de reconocimiento oficiales. Luego, las conferencias magistrales se realizaron en el templo San Juan de Letrán, un lugar privilegiado para un conferencista. Este hecho es conmovedor y compromete a seguir bregando por la lengua y cultura aymara, pese a las diversas y enormes adversidades.

Ninguna actividad se realiza sin iniciativas personales, la firmeza del grupo y la aceptación de sus autoridades. Así, los encuentros triunfan y se hace una obra que complace a todos. Entre las instituciones que estuvieron dedicadas a organizar estos sendos homenajes en Juli y Puno cabe mencionar a Nativa Puno, Sikuris 27 de Junio Nueva Era, Instituto Jilata, Municipalidad Provincial de Puno, Dirección Regional de Cultura, UGEL Chucuito.

El mayor logro de los líderes y de las autoridades de un país es servir a su población y ejercer una verdadera democracia, velando y viabilizan las iniciativas de su pueblo por causas justas. No son las acciones autoritarias las que mejor gobiernan a un pueblo, sino el saber escuchar las sugerencias y posibilitar las iniciativas. Un país que sabe reconocer a sus bienhechores y los honra, se honra a sí mismo y tiene el horizonte muy claro.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia