Columnistas

Honremos a la Tierra

Lograr un desarrollo sostenible pasa por cambiar nuestro estilo de vida y sobre todo de consumo

La Razón (Edición Impresa) / Karina Sauma

04:21 / 30 de junio de 2015

Con palabras simples y fáciles de entender, el 24 de mayo se publicó la carta encíclica Laudato Si del papa Francisco, sobre el cuidado de nuestra Madre Tierra, la casa común. En sus líneas, Bergoglio nos propone “pasar del consumo al sacrificio, de la avidez a la generosidad, del desperdicio a la capacidad de compartir, en una ascesis que significa aprender a dar, y no simplemente renunciar”. En otras palabras, nos pide que rompamos el círculo vicioso de comprar-tirar-comprar, que genera un consumo desmesurado e innecesario, cuando podemos vivir con lo justo y necesario. Ese desafío planteado por el Papa va desde los detalles más pequeños hasta las grandes acciones del Estado.

Los principios de la Ley Marco de la Madre Tierra están definidos en su Art. 4, sobre la base de la “compatibilidad y complementariedad de derechos, obligaciones y deberes”, siendo un derecho de la población urbana y rural el vivir en una sociedad justa, equitativa y solidaria sin pobreza material, social y espiritual.   No obstante, según datos del INE, en Bolivia todavía existe un elevado nivel de pobreza (cerca del 59% de la población), lo que demuestra que el desafío para un Vivir Bien va más allá de mejorar la economía del país, que paradójicamente creció 5,15% en marzo. Empero, ese crecimiento no se refleja entre los sectores menos favorecidos. He ahí el desafío urgente de unirnos en pos de un desarrollo integral y sostenible, que es posible lograrlo si tomamos conciencia de la necesidad de un cambio en el estilo de vida, producción y, sobre todo, de consumo entre la población.

Estamos convencidos de que podemos lograr un desarrollo de país a través de un diálogo constructivo, donde Estado y sociedad civil propongamos el desafío de vivir en un medioambiente limpio, generando un movimiento ecológico de largo aliento. El Decreto Supremo 2366 refleja el interés estatal de realizar exploración hidrocarburífera en áreas protegidas nacionales, lo cual responde a una necesidad de crecimiento económico en miras al desarrollo que no es algo nuevo, ya que en julio de 2003 se presentó un proyecto de ley con las mismas características, pero que fue frenado por los movimientos sociales de la época.

Hoy estamos convencidos de que solamente es posible alcanzar un desarrollo con conservación a través de un diálogo constructivo en beneficio de nuestra Madre Tierra, donde podamos aportar con ideas, políticas y acciones orientadas a mitigar los impactos de la intervención del hombre sobre la naturaleza, generando al mismo tiempo una conciencia ciudadana para combatir los daños que pueden ser irreversibles para nuestro planeta. La Ley de la Madre Tierra establece la “no mercantilización de las funciones ambientales”, pues son dones sagrados… Respetemos y honremos lo sagrado que nos da nuestra Madre.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia