Columnistas

¿Por qué ISIS odia el fútbol?

El Estado Islámico tiene dos fines: meter miedo y reclutar hombres y mujeres para su guerra santa.

La Razón (Edición Impresa) / Ricardo Bajo Herreras

22:43 / 07 de junio de 2016

Uno: el fútbol es un enemigo porque es un “invento occidental”. El fútbol es una distracción que daña “el espíritu de la yihad (guerra santa)”. El grupo terrorista más poderoso del mundo ha colocado al fútbol entre sus objetivos, y pasado mañana comienza la Eurocopa, precisamente en Francia, país “favorito” de los ataques del ISIS (acrónimo en inglés del Estado Islámico de Irak y Siria).

Durante las últimas semanas, dos sedes de hinchas del Real Madrid en Irak (donde nació el ISIS como sucursal de Al Qaeda) fueron atacadas, provocando una veintena de muertos. Y en noviembre del año pasado, varias bombas estallaron en las inmediaciones del Stade de France, la cancha donde jugaba la selección gala en París mientras se disputaba un amistoso entre Francia y Alemania, con la presencia del primer ministro francés, François Hollande, y del ministro de Relaciones Exteriores alemán, Frank-Walter Steinmeier. El objetivo de los salafistas era volar por los aires el estadio con varios suicidas dentro del escenario deportivo. ¿Volverá a golpear el ISIS durante esta Eurocopa, el torneo más vigilado del mundo con un despliegue de 90.000 policías, soldados y seguridad privada? Para entrar a cualquiera de las canchas, habrá que sortear hasta 25 zonas de prefiltrado valladas.

Dos: el fútbol es un enemigo porque contagia alegrías, porque tenemos un chip genético desde nuestros abuelos los chimpancés para correr detrás de una pelota que bota. Durante la última Copa de Asia, 13 adolescentes iraquíes fueron masacrados públicamente en territorio del “califato” de Abu Bakr al-Baghdadi, el mandamás del ISIS. Los changos habían sido apresados en Mosul mientras miraban el partido de Irak contra Jordania. Los llevaron a una plaza, leyeron sus crímenes contra la sharia y luego los fusilaron.

Tres: el fútbol es un enemigo porque trae alegrías (y tristezas); porque en un momento determinado te puedes abrazar con el tipo que tienes a tu lado y es la primera vez que lo ves en tu vida. El fútbol —sobrevalorado en nuestra sociedad especialmente por la desproporcionada exposición mediática de los jugadores— también es el mejor teatro posible para los objetivos publicitarios y de marketing empresarial del ISIS. El grupo (donde han luchado ya más de 30.000 combatientes extranjeros, la mayoría europeos, sin futuro) tiene dos fines: meter miedo y reclutar hombres y mujeres para su guerra santa (una locura fascista proveniente de una versión ultraconservadora del islam, llamada wahabismo, nacida y alimentada con el petróleo de Arabia Saudita, una monarquía absolutista, aliada de Estados Unidos).  Y para ello usan los atentados llamativos (toda Europa estará mirando la Eurocopa) y las redes sociales, con una estrategia hábil de medios y un posicionamiento inteligente de su “marca ISIS”. Su estrategia de captación, a través de la publicidad y el uso de las herramientas de comunicación digital (las redes sociales), está siendo estudiada por los expertos y las universidades.

Cuatro: el fútbol es un enemigo porque da placer. Dicen los que saben que la consecución de un gol en la final más esperada puede ser igual (para el protagonista) a la sensación de placer inenarrable de un orgasmo. El ISIS se autodenomina “Estado” (controla territorio en Irak y Siria y vende petróleo de contrabando) y tiene una bandera negra con letras blancas. Las letras rezan “No hay otro dios que Allah”, y el sello blanco, la frase “Mahoma es el mensajero de Dios”. También tienen una revista llamada Dabiq y un agencia de prensa (Amaq News Agency of the Islamic State), junto a cuentas en Instagram y Twitter, e incluso aplicaciones (apps) como The Dawn of Glad Tidings. Ruedan sus producciones audiovisuales con una productora de contenidos propia, la Al-Hayat Media Center, con las técnicas y montajes más modernos, estilo Hollywood, con el propósito de viralizar sus videos. ¿Cómo no se iban a fijar en el fútbol para odiarlo?

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia