Columnistas

Imagen urbana

Una de las realidades por resolver es la infinidad de edificaciones ‘a medio construir’

La Razón / Patricia Vargas

00:20 / 29 de diciembre de 2011

El proyectar el futuro de las ciudades es de gran interés en la actualidad y esencialmente una ambición particular de cualquier urbe del planeta. Sin embargo, si a éstas les falta infraestructura básica o el transporte no funciona, estos servicios públicos cotidianos se convierten en absolutamente decisivos. Empero, no se debiera descartar el efecto virtuoso del sistema interactivo de ambas metas: la del porvenir y la realidad actual.

Históricamente, el cambio político administrativo en La Paz motivó su transformación gracias a la visión acertada de esos momentos. En 1912, resultado de un concurso, se inició la ejecución de la Avenida Central, cuya obra (que duró casi 30 años) logró que la ciudad del siglo XIX se transforme y proyecte a La Paz del siglo XX. Esto fue acompañado por proyectos como el entubado de ríos y la nueva infraestructura. Así nació la nueva imagen urbana que en esencia hoy se mantiene. Empero, en 1948, por el importante movimiento migratorio a la sede de gobierno, fue necesario extenderla y se inició —según expertos— el crecimiento desordenado en algunas laderas.

Hoy, una de las realidades por resolver es la infinidad de edificaciones “a medio construir” que tiene La Paz, donde el ladrillo de seis huecos está expuesto sin ningún revoque. La explicación (de acuerdo con los entendidos) es que los propietarios no concluyen las construcciones porque creen que el pago de impuestos es menor gracias a aquello.

El bajar los impuestos, dar alicientes (como la premiación a edificaciones bien acabadas) y motivar creativamente la concreción podrían lograr que esas fachadas se revoquen y pinten. Se debe añadir que todo recubrimiento de muros externos cumple también con una función técnica, ya que su espesor de cuatro centímetros colabora, de alguna manera, con el acondicionamiento térmico del interior de esas viviendas, elevando así la calidad del habitar.

Seguramente algunos opinarán que en las laderas se asientan viviendas de baja economía. Pero si bien muchas responden a esa situación, existe un gran número de edificios (de cuatro o cinco pisos) cuyo costo —de la sola estructura— es ya respetable. Cabe recordar que esos grupos o masa de edificaciones ni siquiera proyectan en ciertos lugares la individualidad particular. Posiblemente, el color diverso convierta a esa fragmentación en un conjunto o unidad urbana. Independientemente a todo ello, el proyecto del pintado de esas construcciones podría ser aprovechado como intervención concebida desde el paisaje.

Ese collage de formas coloridas, mezcladas —en algún caso— con espacios residuales y algún remanente de montaña, al margen de abrir los sentidos a distintas sensaciones, lograría dar un importante paso al cambio de imagen urbana de esta ciudad.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia