Columnistas

Imagi/nación

Empiezan los serios desafíos para el gobierno del MAS, porque se multiplican los dilemas y debe discernir entre lo mágico y lo mundano, entre Alasita y el Gran Poder, entre el Vivir Bien y la Realpolitik. No había sido fácil recorrer la distancia entre el preámbulo de la Constitución Política y las leyes que aplican sus preceptos. Menos sencillo —todo lo contrario— es conciliar demandas y derechos, posibilidades y recursos, cuando se trata de definir la orientación de las políticas de desarrollo.

La Razón / Fernando Mayorga

02:13 / 26 de febrero de 2012

Estas políticas también constituyen un desafío para las organizaciones sociales y un dilema para la oposición política, porque deben distinguir entre lo circunstancial y lo estratégico, entre lo pertinente y lo deleznable, entre el interés general y el beneficio propio. No es fácil encontrar un punto de equilibrio en estos trajines: el conflicto en torno al TIPNIS puede ser un modelo, no la excepción. Un politólogo portugués que cada domingo da consejos a la izquierda en forma epistolar hizo creer a algunos colegas y activistas que el proceso posconstituyente boliviano era un caso de “experimentalismo democrático”,  y tenía razón; lamentablemente. Y como no hay ruta de navegación ni mapa que proporcione huellas, aquí estamos, experimentando, buscando nuevas fórmulas de convivencia entre lo nacional-estatal y lo nacional-popular para superar las inercias históricas del desencuentro entre Estado y sociedad.

Con todo, resulta más encomiable intentar esa búsqueda en vez de sumergirse en el típico “lamento boliviano”, y no necesitamos inspirarnos en el fado luso ni en el tango arrabalero, menos en el joropo llanero o la samba carnavalera. Es una búsqueda que debe lidiar con asuntos mundanos relativos a propiciar el desarrollo socioeconómico para resolver rezagos estructurales de desigualdad, cuya existencia debería avergonzarnos; y es una pesquisa que sólo exige aplicar cierto sentido común a la hora de tomar (y aceptar) decisiones, aunque ya sabemos que ese es el menos común de los sentidos.

También es una búsqueda que enfrenta retos más complejos y, por ende, más sustanciales, tales como la edificación de un Estado Plurinacional o el armado de una democracia intercultural que expresen una síntesis cualitativa y no sean, simplemente, la manifestación contemporánea de esa disyunción general entre la sociedad y el Estado. La democracia intercultural es una palabra bonita e interesante que fue pergeñada en las leyes electorales (porque no está consignada en el texto constitucional) y se constituye en un terreno fértil para la reflexión teórica y para la innovación institucional, algo que no acontece con el (concepto de) Estado Plurinacional, por culpa del peso del pasado.

Los límites al Estado Plurinacional se pusieron de manifiesto cuando surgieron las contradicciones entre los derechos colectivos de los pueblos indígenas reconocidos por la Constitución y la soberanía estatal que no tiene genealogía ni necesita justificación; entre la “razón histórica” expresada en la nueva vanguardia que representa el movimiento indígena como sujeto de la revolución deseada y la “razón de estado” que apela al orden y al control sobre poblaciones y territorios como objetos de dominio. Una figura —la revolución— es utópica, la otra es típica —el Estado es.... el Estado—, aunque su nuevo adjetivo (en las monedas dice que es plurinacional) pretenda proporcionarle un carácter distintivo, otro sentido. No hay tal. Por ahora se trata de una construcción minimalista del Estado Plurinacional que no condice con la retórica del Preámbulo ni con el segundo artículo constitucional que pretende designar/diseñar a la sociedad como “plurinacional”. No hay tal, sólo el Estado puede ser plurinacional (y tiene 11 adjetivos adicionales, que no salen en las monedas) y lo que sigue pendiente es la construcción de una comunidad política. Para cumplir ese propósito no necesitamos experimentación sino, simplemente, un poco de imagi/nación.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia