Columnistas

Incertidumbre y vulnerabilidad externa

La crisis actual es más compleja que la de 2008, no tiene soluciones fáciles de política económica

La Razón / Gabriel Loza Tellería

00:35 / 28 de enero de 2012

Recientemente, el Banco Mundial publicó sus perspectivas económicas mundiales en las que resaltó la incertidumbre y vulnerabilidad de la economía mundial, debido al contagio de la tormenta financiera europea, expresada en la desaceleración del crecimiento en las economías emergentes, enfatizando que los países en desarrollo son más vulnerables que durante la crisis de 2008.

Para el caso de Bolivia, lo más relevante es el pronóstico de una caída de los precios básicos distintos al petróleo en un 9,3% en 2012, y que el precio promedio del barril de petróleo de $us 104 en 2011 disminuiría a $us 98,2 en 2012; es decir, se mantendría casi estable. Al respecto, es conveniente considerar que en la crisis de los países de “ingresos altos”, EEUU y Japón se han diferenciado de los europeos y muestran perspectivas de crecimiento moderado del 2%, a diferencia del estancamiento de la zona del Euro. China se diferencia de los emergentes, porque su desaceleración sería de 9% a sólo 8%, tasa que sigue siendo alta para seguir siendo el motor del crecimiento. Así, es bueno tener una visión no muy europeizada de la crisis.

Respecto a los precios de los productos básicos sin petróleo, el BM prevé una caída en los precios de los alimentos en 10,4%, y de los minerales en 5,9%. Este impacto es diferenciado en Bolivia, pues si bien contribuye a una menor presión inflacionaria, deteriora las exportaciones agropecuarias y de los minerales. En la minería, el impacto sería mayor en las cooperativas que son muy intensivas en mano de obra.

El tema de los precios del petróleo es una adivinanza, porque no sólo se relaciona con el equilibrio entre oferta y demanda, sino que es un activo de especulación financiera similar al oro, además es un activo geopolítico en función de las crisis internacionales, como en el caso del embargo de Irán que ya hizo subir los precios del barril de petróleo WTI a más de $us 100 y del barril Brent a $us 110. Este impacto es positivo desde el punto de vista presupuestario, porque el precio del petróleo se calculó en torno a $us 70.

En un contexto externo complejo y con efectos diferenciados es mejor hablar, en el caso de la economía boliviana, de una menor vulnerabilidad externa que de blindaje. El concepto de blindaje es estático, mecánico y depende del tipo de amenaza o del proyectil. Es posible estar muy bien blindado frente a balas de calibre 22, pero muy distinto ante misiles. Asimismo, la crisis actual es muy diferente a la de 2008, es más compleja y sistémica puesto que no tiene soluciones fáciles de política económica, como es bajar las tasas de interés o inyectar más dinero.

La baja vulnerabilidad externa de la economía boliviana está asociada a superávit mellizos (fiscal y balanza de pagos) y elevadas reservas internacionales, que nos da márgenes de libertad para aplicar medidas orientadas a aumentar y diversificar la producción de bienes nacionales exportables y sustitutos de importaciones, que constituyen el verdadero motor de la economía. Entre esas medidas está la política cambiaria, que debe permitir no sólo mantener la estabilidad interna de los precios, sino preservar la competitividad de las exportaciones en los mercados externos y de los productos nacionales que compiten con las importaciones en el mercado interno.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia