Columnistas

¿Independencia del Banco Central?

La nueva CPE establece reglas claras sobre la coordinación de políticas monetaria y cambiaria

La Razón / Gabriel Loza Tellería

23:27 / 06 de abril de 2012

Recientemente, a propósito de una nueva Ley del Banco Central de Bolivia (BCB) salió a discusión la dependencia o independencia de dicha institución. La vieja Constitución Política del Estado no citaba en su texto al Banco Central y su Artículo 143 señalaba que: “El Estado determinará la política monetaria, bancaria y crediticia con objeto de mejorar las condiciones de la economía nacional. Controlará, asimismo, las reservas monetarias.

Es la Ley 1670 de octubre de 1995 que define al BCB como una institución del Estado de carácter autárquico y no le otorgaba totalmente el carácter autónomo al establecer que “el BCB tomará en cuenta la política económica del Gobierno en el marco de la presente ley, al momento de formular sus políticas… El BCB recomendará al Gobierno la adopción de medidas que estime oportunas para posibilitar el cumplimiento de su objeto”.

En la Ley 1670 se dispone la posibilidad de otorgar crédito a favor del Tesoro Nacional solamente para la atención de necesidades impostergables derivadas de calamidades públicas, conmoción interna o internacional, declaradas mediante decreto supremo; o para atender necesidades transitorias de liquidez, dentro de los límites del programa monetario.

Esta ley también establece como objetivo del BCB el preservar el poder adquisitivo de la moneda nacional, entendido como el de alcanzar bajas tasas de inflación. Bajo este principio, aparecía la inflación como un fin y no como un medio que debería contribuir a lograr el crecimiento y la reducción de la pobreza. En el modelo se privilegió lograr tasas de inflación bajas descuidando el crecimiento del producto, del empleo y de la reducción de la pobreza. Sin embargo, en los hechos el BCB recibió instrucciones del Ejecutivo, como por ejemplo en cuanto al rescate de los bancos en quiebra; como sucedió también a nivel internacional con la crisis financiera, y, en una oportunidad, revirtió su medida de ampliar el diferencial cambiario.

La Nueva Constitución Política del Estado mantiene la función del BCB de preservar el poder adquisitivo interno de la moneda, pero para contribuir al desarrollo económico y social. Así, la estabilidad macroeconómica es un patrimonio de todos los bolivianos, pero no es un fin por sí misma, sino que sienta las bases para contribuir al crecimiento económico, el aumento del empleo y la disminución de la pobreza.

En el artículo 326 dispone que el Estado, a través del Órgano Ejecutivo, determinará los objetivos de la política monetaria y cambiaria del país en coordinación con el BCB. En el artículo 328 se señala que son atribuciones del BCB determinar y ejecutar la política monetaria, ejecutar la política cambiaria, regular el sistema de pagos, autorizar la emisión de moneda y administrar las reservas internacionales, todas ellas en coordinación con la política económica determinada por el Órgano Ejecutivo. Por tanto, la coordinación, y no la subordinación, de las políticas macroeconómicas es un aspecto fundamental del nuevo modelo económico. Finalmente, y como señal de que no depende de ningún ministerio, en forma expresa el artículo 329 dispone que el Presidente y el Directorio del BCB serán elegidos por el Presidente del Estado de entre las ternas presentadas por la Asamblea Legislativa Nacional.

 En síntesis, la nueva CPE establece reglas de juego claras sobre la coordinación de políticas monetaria y cambiaria y fortalece la institucionalidad del BCB.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia