Columnistas

Integración poética

El diálogo giró en torno a algunos autores bolivianos como Jaime Saenz o Blanca Wiethüchter

La Razón (Edición Impresa) / Homero Carvalho Oliva

01:30 / 08 de mayo de 2014

El poder de la palabra puede obrar milagros. El viernes 25 de abril me encontraba en el aeropuerto de Santiago de Chile. Estaba destemplado, aburrido y deprimido porque la noche antes los vuelos al sur de ese país se habían cancelado debido a una espesa niebla, y tuvimos que quedarnos a dormir en las salas de preembarque. Por la mañana seguía esperando y cuando creí que todo estaba perdido y tendría que regresar a Bolivia sin haber podido encontrarme con mis hermanos poetas de la ciudad de Concepción, recibí un mensaje de Damsi Figueroa que decía: “Pasajero en tránsito perpetuo, tenemos esperanzas de que la niebla se disipe y deje entrar la luz de la poesía a esta ciudad.

Muchos cariños y paciencia”. Estas palabras me devolvieron la fuerza, y media hora más tarde estábamos embarcando rumbo a la ciudad de Concepción de María Purísima del Nuevo Extremo.

En el aeropuerto me esperaba Maite Figueroa, una amiga a quien había conocido en la ciudad de La Paz hacía 31 años. Lo primero que hizo fue llevarme a comer un plato caliente de mariscos, llamado Mariscal, que levanta muertos y conmigo hizo el prodigio. Llegué justo a tiempo para conocer a la comunidad de la palabra, que se había organizado con el propósito de escuchar sobre nuestra literatura. El encuentro, denominado “Poéticas de nuestra América, lectura y diálogo”, se realizó en la sala de exposiciones de la Corporación del acero, donde ya esperaba un nutrido público junto a los poetas chilenos Omar Lara (premio Casa de América de Poesía Americana 2007 y premio Rafael Alberti 2012), Alexis Figueroa (premio Casa de las Américas 1986), María Teresa Torres (Premio Nacional 2001) y la joven poeta Damsi Figueroa. Nada más ingresar sentí el cariño de esa gente como si los conociera desde siempre.

Me sorprendió la generosidad de los poetas chilenos, quienes decidieron hacer un homenaje a nuestros autores, y antes de leer sus propios poemas leyeron textos de Eduardo Mitre, Matilde Casazola, Blanca Wiethüchter y Jorge Campero, previamente seleccionados por cada uno de ellos. Algunos de ellos conocían personalmente a los nuestros o habían leído sus libros y querían saber más de nuestra literatura. Así que aproveché el tiempo brindado para hablarles de autores, obras, tendencias y proyecciones de la literatura boliviana, así como para contarles algunas anécdotas propias de la vida literaria.

Tanto el público como los poetas que me acompañaban se asombraron cuando les comenté que las dos terceras partes de Bolivia son amazónicas y que esa región posee una gran riqueza cultural. El diálogo giró en torno a algunos autores como Jaime Saenz, Edmundo Camargo, Blanca Wiethüchter y Augusto Céspedes. Los poetas Omar Lara, Damsi Figueroa, Uca Torres y Alexis Figueroa me hicieron sentir parte de su comunidad, una comunidad literaria que nos enorgullece con sus dos premios Nobel de Literatura y cuya tradición estética está por encima de cualquier discusión. 

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia