Columnistas

Integración

Las relaciones de la Celac con el mercado mundial para la oferta de su producción será vital

La Razón / Víctor Sánchez

00:42 / 03 de enero de 2012

En momentos en que la situación económica mundial, sin excluir a Europa y Estados Unidos, es crítica, surge en América otro proceso de integración para luchar contra la pobreza y la desigualdad existentes; este proyecto cuenta con cerca de 600 millones de habitantes que conforman la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (Celac); son todos de Latinoamérica y del Caribe, menos Estados Unidos y Canadá, que se unen bajo ese objetivo noble.

Posee esta Comunidad principios que la fortalecen: el respeto al derecho internacional, a la solución pacífica de controversias, a la prohibición del uso y la amenaza del uso de la fuerza,  al respeto a la autodeterminación, a la soberanía y a la integridad territorial, a la no injerencia en los asuntos internos y a la protección de los derechos humanos y la democracia. Atrás quedan los mandatos del Consenso de Washington con políticas económicas que fragmentaron la relación entre naciones; también  las diferentes estrategias de desarrollo y de inserción internacional asimétricas. Con el surgimiento de nuevas potencias mundiales, como China, y el nacimiento de distintas tendencias políticas en la región, se generan condiciones positivas para encaminar este proceso.

Las experiencias logradas en los bloques de integración, conformados  por países con características geográficas, como la Comunidad Andina de Naciones, el Mercosur, el Alba y la Unasur en Sudamérica o el Caricom en Centroamérica, deberán convertirse en mecanismos que conviertan a esta flamante Comunidad en  el punto de encuentro de los pueblos, esperanzados en satisfacer sus necesidades vitales sin cuestionamiento alguno y con respeto a su soberanía.

No será fácil emprender este desafío; opositores a esta realidad existirán y presentarán obstáculos; por ende las relaciones de la Celac con el mercado mundial para la oferta de su producción será vital. Se debe resaltar que  el desafío es crear un organismo que le permita discutir y definir sus problemas en sus propias instancias (así norma su documento de constitución), de manera que no genere aislamiento ni añada dificultades a las relaciones con otros países, en especial con Estados Unidos, posición que debe ser tomada en cuenta por quienes traten de minar este modo de apertura de relaciones internacionales.

Adicionalmente, cabe desarrollar ahora una planificación muy estructurada para que el crecimiento económico futuro mejore los niveles de vida de los más pobres que habitan en América; un sueño común que por medio de la integración de los Estados debe lograrse.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia