Columnistas

Inventando el pasado

La cultura del comunismo no se puede entender sin la disposición a mentir de sus adherentes

La Razón / Wálter I. Vargas

00:40 / 28 de enero de 2012

La descolonización un tanto risueña que se pretende llevar a cabo en la actualidad, ese afán medio absurdo de poner el carro de la historia en retro en busca de un pasado presuntamente mejor, sólo ahora se está plasmando a nivel político. Pero como antecedente tiene un largo y complejo proceso de ideologización por parte de una gran cantidad de intelectuales, científicos sociales y escritores, muchos locales, pero muchos más extranjeros del primer mundo. De hecho, siempre me ha llamado la atención en los libros sobre las culturas andinas, amazónicas o americanas la preeminencia bibliográfica, a veces aplastante, de investigadores europeos y norteamericanos.

Uno de ellos es el francés Natan Wachtel. En los 70’ escribió un libro de éxito académico (La visión de los vencidos) que pretendía auscultar la forma en que los habitantes precolombinos habían entendido el choque de civilizaciones del siglo XVI. Uno de sus argumentos principales era de autoridad, citaba al novelista e investigador Jesús Lara, que había descubierto la obra dramática sobre la muerte de Atawallpa de la primera época colonial, por lo tanto, testimonio invalorable para su propósito.

Pero hete aquí que años después se comprueba que la autoridad era altamente fraudulenta. Según afirma con bastante seguridad el lingüista César Itier en un artículo especializado (¿Visión de los vencidos o falsificación? Datación y autoría de la Tragedia de la muerte de Atahuallpa), Lara habría presentado como texto del siglo XVI, escrito por un amauta o sabio quechua, algo que en realidad él mismo había escrito en su llajta natal, quién sabe a la sombra de un molle y entre viaje y viaje a la órbita comunista que tanto frecuentó en esos años.

Bromas aparte, Itier, quechuista también francés, hace un prolijo y cuidadoso análisis filológico del quechua usado en la mencionada obra, concluyendo que se trata de uno bastante moderno, del siglo XX, más otras irregularidades. Lara no trabajó ex nihilo, por supuesto, eso hubiera sido demasiado. Se basó en otras versiones, igualmente de origen dudoso, además bastante contaminadas de español y de características occidentales. Y lo que él quería era algo más genuino, más plenamente quechua, como prueba de que antes de la invasión española existió una práctica teatral riquísima, de la cual la obra era una herencia.

Como todo berenjenal de este tipo, la polémica tiene miles de aristas y detalles que no se pueden describir aquí. Pero en cualquier caso, queda la impresión general de que sí hubo el propósito deshonesto de cocinar las cosas. De tal modo que invita a imaginar a Lara ante la ardua e idealista tarea de buscar entre las muchas páginas de los primeros cronistas por lo menos las citas de las obras que probaran la existencia precolombina de una gran literatura, así sea oral. O que un indígena de los primeros años de la Colonia, como Guamán Poma años después (cuya identidad exclusivamente nativa también ha sido puesta en duda, dicho sea de paso), una vez alfabetizado, hubiera transcrito en español o en un idioma nativo las supuestas grandes obras del imperio incaico. Pero la tarea es ímproba y los resultados magros: si algo que uno espera encontrar no lo encuentra, ¿por qué no inventarlo?

No se puede entender la cultura del comunismo sin entender la disposición de sus adherentes a mentir una y otra vez en pro de la causa, dice Jorge Semprún, el famoso excomunista español ya fallecido. La versión indigenal del comunismo boliviano también ejerció un maquiavelismo ético de esta laya. Si la causa es justa, una mentirijilla destinada a apoyarla no la afea en esencia. Así, Lara decidió que tenía un escritor quechua precursor en el lejano siglo XVI.

El peruanólogo peruano (sí, atento lector, por extraño que te parezca existe un tal profesional) Antonio José Polar señala que Jesús Lara brindó un invalorable aporte a los estudios andinos. Ni duda cabe. Lo cual no obsta que se sometan a escrutinio éste y otros deslices de su obra, con el fin sobre todo de que los innumerables ideólogos de la descolonización que ahora están entregados a esta dudosa tarea tengan un elemento de reflexión más crítico sobre sus apresuradas presunciones.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia