Columnistas

Inversiones chinas en Bolivia

El rol de ser el centro financiero internacional de América Latina está destinado a Bolivia.

La Razón (Edición Impresa) / María Elena Ortega Echenique

05:14 / 15 de junio de 2015

Semanas atrás, autoridades chinas estuvieron en Chile para proponer que Santiago se transforme en el centro financiero latinoamericano, e introducir a través de esta plaza el yuan, la moneda china, a toda la región, con una inversión de casi $us 200.000 millones para América Latina. Al respecto, en primer lugar considero que difícilmente Chile logre consolidarse como el centro financiero latinoamericano, pues solo podría ser un centro offshore (para empresas o sociedades constituidas fuera del país de residencia). Ciertamente creo que el rol de ser el centro financiero internacional latinoamericano está destinado a Bolivia, país que está impulsando un desarrollo más igualitario e integrador, y cuyo avance del sector financiero está siendo acompañado por un desarrollo del sector real y productivo. Algo esencial para evitar desequilibrios de índole financiera, por la atracción de capitales especulativos a corto plazo.

Con los años, Bolivia podría transformarse en un centro financiero internacional integrado tal como lo son las ciudades de Londres o Tokio. O bien en un centro de primera línea, proyecto que podría consolidarse aprovechando los abundantes recursos naturales que el país posee, junto a la participación de la banca privada nacional en expansión, más la atracción de la banca privada internacional.

Por el momento habría que llamar la atención de las autoridades chinas para que por lo menos $us 100.000 millones de los $us 250.000 MM que el gigante asiático planea invertir en la región vengan a Bolivia, a fin de desarrollar el centro financiero que aquí se comenta; inversión que permitiría salir de la pobreza a todos los bolivianos; y a la vez contribuiría al desarrollo de toda la región desde del corazón de América Latina. Adicionalmente, a partir de Bolivia se podría introducir el yuan a toda Latinoamérica, disminuyendo de esta manera la hegemonía que actualmente tiene el dólar americano en el ámbito mundial; lo que contribuiría a su vez a disminuir progresivamente los desequilibrios financieros, así como el exceso de liquidez en los mercados internacionales de capitales que han llevado a la crisis financiera a las economías del mundo industrializado.

No olvidemos que, según la teoría del francés Pierre Journot, Bolivia podría llegar a ser el depósito alimentario de la humanidad si logramos desarrollar toda la industria agroalimentaria del país con la ayuda de grandes empresas multinacionales. De acuerdo con las estimaciones de Journot, desde el país se podría alimentar a las aproximadamente mil millones de personas que hoy pasan hambre en el mundo; y los bolivianos podríamos lograr la soberanía alimentaria que tanto desea el actual gobierno. No olvidemos que solo en América Latina cerca de 200 millones de personas sufren de desnutrición, y que es nuestra obligación ayudar a los sectores más desfavorecidos.

El modelo de desarrollo social, comunitario, originario y productivo necesita miles de millones de dólares, euros o yuanes para su financiamiento; y qué mejor que los bancos, regulados por una entidad del Estado como la Asfi, para realizar esta labor, otorgando créditos con tasas de interés reducidas y a largos plazos de amortización, que se podrían alcanzar con la competencia que existiría en el país si se abren las puertas a la inversión extranjera en banca; una inversión permanente y no especulativa de capitales a corto plazo, consolidando la idea con la que tanto soñamos de hacer de Bolivia el centro financiero de América Latina.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia