Columnistas

Invertir y crecer

Bolivia crece en términos monetarios, pero tiene una gran carencia en cuanto a su capital social

La Razón / Lucía Sauma

00:02 / 02 de mayo de 2013

El 23 de enero de 2013, el cadáver de un recién nacido asfixiado fue hallado por la Policía dentro de una bolsa negra de basura, en la zona de Villa Ingenio... El 9 de febrero de 2013, el cuerpo de un recién nacido oculto en una bolsa de plástico fue hallado en la zona Illimani por una trabajadora de la empresa Trébol, encargada del recojo de la basura... El 2 de abril de 2013, el cadáver de una bebita en estado de putrefacción fue encontrado  en la urbanización Milenio Central, en la zona noreste de la ciudad de Oruro. Podría, innecesariamente,  continuar esta lista dando cuenta de los cadáveres de niños muertos y abandonados que se encontraron en los primeros cuatro meses de este año en las calles, en los baños públicos, o en los basureros de nuestras ciudades.

¿Por qué tantos niños en bolsas negras de basura? ¿Por qué  sucede esto cuando Bolivia tiene la tasa de desempleo más baja de los últimos años (5,5%), ahora que el PIB per cápita ha subido a $us 2.400? Es muy fácil decir que el abandono es producto de la pobreza, no se puede negar que es una de las causas, pero no es la única y quizá no la principal.

Las estadísticas muestran que Bolivia crece en poder adquisitivo, crece en términos monetarios, pero tiene una gran carencia en su capital social. Es decir, en la capacidad de relacionarse de su gente, en ese conjunto de normas, redes y organizaciones construidas sobre relaciones de confianza y reciprocidad, que contribuyen a la unidad, el desarrollo y el bienestar de la sociedad, así como en la capacidad de sus miembros para actuar y satisfacer sus necesidades de forma coordinada, comunitaria, para beneficio mutuo.

El capital social se acumula, se crea, se mantiene y se destruye. Es el único capital que crece cuanto más se lo usa. Como todo capital, necesita de constantes inversiones: tiempo, dinero, atención, información, si se quiere obtener beneficios. No todas las relaciones acumulan capital social. El conductor de un vehículo no genera capital social con el cobrador de un peaje al momento de pagar, en cambio sí desarrolla capital social el portero de un edificio que se relaciona con los vecinos y hace de intermediario con el plomero, la lavandera, el electricista. La falta de desarrollo del capital social es una barrera fundamental para el avance de una sociedad. Estudios realizados en otros países demuestran que el nivel de capital social está directamente relacionado con el desarrollo socioeconómico, la disminución de la pobreza y  la mejora de la calidad de vida.

Bolivia no está desarrollando su capital social a la par de su capital monetario, esto entraña el peligro de la construcción de una sociedad vacía, deshumanizada, capacitada para acumular dinero, pero incapaz de conmoverse ante el dolor o la felicidad de la vida cotidiana.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia