Columnistas

Irán y los acuerdos con el gran satán

La principal razón para llegar a un acuerdo nuclear entre Irán y Estados Unidos es económica

La Razón (Edición Impresa) / Elvis Vargas Guerrero

00:01 / 23 de julio de 2015

El mundo según Obama no funciona aristotélicamente, porque él lleva las bestias a la ciudad para domesticarlas, y su poder civilizatorio radica en la inclusión, lejos de la barbarie y la rebeldía. No otra cosa significa el haber quebrado el eje del mal “sin haber disparado un solo tiro”. Pero, ¿qué le llevó a Irán a negociar con el gran satán, o sea, Estados Unidos? Quizás el hecho de que sus vecinos árabes influenciados por el salafismo ponen en riesgo la supervivencia de la nación chií. La consolidación del califato clausuraría definitivamente las ambiciones de apropiarse alguna vez de La Meca y de los lugares sagrados.

El objetivo número uno del Ejército Islámico es destruir a los herejes chiíes. El odio al gran satán, EEUU, fue el vínculo político entre la teocracia y el pueblo, y ahora el enemigo de mi enemigo se vuelve mi amigo. Esta situación pone a Irán en una posición de privilegio: ocupar el lugar de Turquía y Pakistán en Medio Oriente. EEUU mira a los dos con recelo por el doble rol que han jugado en la lucha contra el terrorismo; a los turcos, por hacerse los desentendidos con el EI y decantarse por el Islam político y eliminar el secularismo; y a los pakistaníes, por su complicidad con el Talibán y Bin Laden.

También nadie sabe el efecto que ha tenido en estos acuerdos el virus informático Stuxnet. Este virus fue proporcionado por los norteamericanos a la Mosad, y probablemente retrasó de manera definitiva las ambiciones nucleares de Irán; junto al asesinato selectivo que hizo Israel contra científicos iraníes, liquidando con ello conocimiento indispensable para desarrollar una bomba atómica.

Además, Irán quiere ser la tabla de salvación de Bashar al Assad. Una vez que los acuerdos funcionen, el turno será de Siria, y también hay el deseo en Irán de dar cobertura política a los hutíes en Yemen. Siria y Yemen son claves para la expansión chií.

La principal razón para llegar a estos acuerdos es económica. Irán posee una de las mayores reservas de petróleo y gas del mundo. Si las sanciones se levantan, podrían salir del embargo $us 100.000 millones libres para invertir en tecnología, no solo en hidrocarburos, sino también en las industrias automotriz y alimenticia, por lo que en occidente ya saltan por hacerse de ese mercado.

Para Obama éste es un punto atractivo, porque después de Rusia y China en ningún otro lugar el mundo se ha abierto una economía tan grande, 80 millones de potenciales consumidores. También los hombres de negocios iraníes podrían tener acceso a los mercados, especialmente del tercer mundo. Ya me puedo imaginar cholitas conduciendo un khodro o un saipa.

Los acuerdos se basan en la confianza, dijo Obama. Los iraníes se han mostrado confiables desde la fatwa de 2003 contra el uso de armamentos nucleares al aceptar las inspecciones más duras de la historia. Que Irán el 2030, cuando su economía ya esté recuperada, pueda reactivar su programa nuclear es otra cosa. Obama confía en que la generación surgida después de la revolución sea la que tome las riendas del país, en los jóvenes que hablan el lenguaje universal: internet. Los grandes cambios pueden ser generados en periodos de paz.

El Mandatario estadounidense intenta convencer a Israel que los acuerdos son lo mejor para su seguridad. Netanyahu piensa que el EI es lo mejor, porque razona con el principio aristotélico de la ciudad y las bestias. Pero nadie debe confundirse con Obama, pues él cree en otro tipo de paz activa. A él le gusta hablar lo políticamente correcto aunque es el presidente que más operaciones encubiertas ha realizado; es un verdadero señor de la guerra, aunque tenga el Premio Nobel de la Paz. Y conmueven los sueños del aislado Irán de participar en el mundo, aunque estoy convencido de que no se convertirá en la segunda China, porque los conservadores nostálgicos, amantes del aislamiento, no permitirán que la puerta se abra completamente para las angurrias comerciales de Occidente. 

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia