Columnistas

El Japón sobre las Islas Senkaku

Las Islas Senkaku son parte de Japón como lo demuestran la historia y el Derecho Internacional

La Razón / Hidehiro Tsubaki

03:24 / 21 de diciembre de 2012

Con respecto al artículo del señor Li Dong, embajador de la República Popular de China, titulado “Las Islas Diaoyu son territorio de China” y publicado el día 30 de octubre, quisiera aclarar los siguientes puntos para evitar la confusión y el prejuicio innecesarios en los lectores.

Es un hecho que existe tensión entre los dos países sobre las Islas Senkaku. Como se observa en la prensa, las manifestaciones a gran escala anti Japón han tenido lugar a lo largo de China, y las empresas japonesas atacadas han registrado más de 100 millones de dólares en daños y pérdidas totales.

No obstante, Japón ha encarado consistentemente la situación con compostura. Vamos a seguir promoviendo la “relación mutuamente beneficiosa basada en intereses estratégicos comunes” entre Japón y China desde una perspectiva amplia. Japón ha venido reiterando que el desarrollo de China es una oportunidad para la comunidad internacional. Esta posición se mantendrá invariable. ¿Por qué Japón compró tres de las Islas Senkaku?

El objetivo era reducir al mínimo los efectos negativos sobre las relaciones entre Japón y China. No hay duda de que las Islas Senkaku son una parte inherente de Japón, como lo demuestran tanto los hechos históricos como el Derecho Internacional. La medida tomada por el Gobierno de Japón fue simplemente una transferencia de título bajo la ley interna japonesa y sólo significa que la propiedad de las islas —en poder del Gobierno hasta 1932— regresará de un ciudadano particular japonés al Gobierno. Lamentablemente, China no ha comprendido cómo funciona la relación entre los gobiernos japoneses central y locales, ni cómo la propiedad privada está garantizada, debido a las diferencias entre los dos países.

Con respecto a las opiniones del artículo arriba mencionado, quisiera aclarar lo siguiente:

1. El Gobierno chino argumenta que “Las Islas Diaoyu fueron incorporadas al territorio chino durante la Dinastía Ming y Qing”. Sin embargo, este argumento no tiene ningún fundamento basado en el Derecho Internacional.

2. El Gobierno de China reclama que Japón “robó dichas islas aprovechándose de la guerra sino-japonesa” y “obligó a la dinastía Qing” a través del Tratado de Shimonoseki “a ceder Taiwán, junto con todas las islas afiliadas”. Sin embargo, en el proceso de negociaciones del Tratado, nada muestra que las Islas Senkaku fueron parte de Taiwán o de las Islas Pescadores que fueron cedidas a Japón.

3. La Declaración de Cairo (1943) y de Potsdam (1945) son los documentos políticos que estipularon la política fundamental para los acuerdos de posguerra de las potencias aliadas. Sin embargo, la disposición de los territorios como consecuencia de la guerra, no se resuelve por documentos políticos, sino por acuerdos internacionales como los tratados de paz.

4. En el proceso de negociación del Comunicado Conjunto en 1972 entre Japón y la República Popular de China, Japón nunca ha reconocido la existencia de un conflicto por resolver en relación a la soberanía territorial sobre las Islas Senkaku. Esta posición de Japón ha sido claramente señalada a China. Por tanto, no existe el hecho de que hayan acordado “archivar el asunto”.

El embajador chino criticó, pero ¿el Gobierno de Japón está tratando de desafiar al orden internacional establecido después de la Segunda Guerra Mundial? Por supuesto que no. Japón, como una nación amante de la paz, ha contribuido en gran medida a la paz y a la prosperidad de la posguerra en Asia. En una declaración conjunta entre China y Japón de 2008, el presidente Hu Jintao declaró que “La parte china expresó su evaluación positiva de la constante búsqueda de Japón del camino de un país pacífico y la contribución de Japón a la paz y la estabilidad del mundo a través de medios pacíficos durante más de 60 años desde la Segunda Guerra Mundial”.

Como un primer paso después de la guerra, Japón concluyó el Tratado de Paz de San Francisco (SF), que fue firmado por 48 países. El Tratado constituye un elemento importante del orden internacional de la posguerra, pero el Gobierno chino considera al Tratado como “ilegal e inválido”. Además, China promulgó una Ley sobre el Mar Territorial y la Zona Contigua en 1992, que considera a las Islas Senkaku como pertenecientes a China, por ende, tratando de cambiar unilateralmente el estatus de las islas definidas en el Tratado de Paz de SF. ¿Cuál de los dos países desafía al orden internacional de la posguerra?

Ahora las relaciones Japón-China se sitúan en una encrucijada importante. Debemos más que nunca recordar los enormes esfuerzos realizados por los líderes de ambos países, ya que se dedicaron a la normalización de las relaciones, y decidieron establecer una “relación mutuamente beneficiosa basada en intereses estratégicos comunes” para llevar las relaciones bilaterales a un nivel superior. Porque compartimos intereses estratégicos no sólo en las relaciones bilaterales, sino en gran variedad de campos, y ambos se han comprometido a la construcción de relaciones de ganar-ganar, a través de la cooperación.

No podemos hacer concesiones en lo que se refiere a la soberanía, no obstante, el Japón, como miembro responsable de la comunidad internacional, está dispuesto a estabilizar las relaciones con China. Esperamos que los nuevos líderes de China también tengan un enfoque positivo.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia