Columnistas

José Gramunt

Nació con la experiencia del XIX, soportó la vigésima centuria y disfruta del siglo XXI.

La Razón (Edición impresa) / Mauricio Quiroz

00:00 / 21 de abril de 2013

Cambió el Mediterráneo por el Illimani, una montaña a la que podía observar desde su oficina en La Paz. “Es que amo a Bolivia”, afirmó muchas veces este sacerdote jesuita nacido en Tarragona, en aquellas tierras catalanas de España. Se nacionalizó boliviano.

Entre muchos proyectos que supo desarrollar, José Gramunt de Moragas fundó, en 1963, la Agencia de Noticias Fides (ANF), su “hija mimada, y a veces caprichosa”. Fue el primer medio de su tipo en Bolivia y ha sido un espacio donde muchos periodistas se han formado. 

“Hoy en día, los periodistas han pasado del empirismo —muchas veces, genial— al profesionalismo. La tecnología nos sorprende cada día”, decía Gramunt, quien nació en 1922 en momentos en los que la memoria histórica de la humanidad se recuperaba del horror de la Gran Guerra, desatada por los intereses imperialistas de una Europa poco comprometida con el resto del planeta.

El padre José asimiló esos conocimientos, acuñados desde el siglo XIX, y tuvo que decodificar, sobre la marcha y en su juventud, la llegada de la Segunda Guerra Mundial y la Guerra Civil de su España. Ha vivido de cerca varios horrores del siglo XX. Llegó a Bolivia en 1952 y marcó, desde radio Fides, los sucesos de la historia boliviana; las dictaduras estúpidas, las democracias de todos los colores y el autoritarismo siempre impune. 

Alguna tarde, sólo cuando la vorágine informativa de nuestros tiempos concedía alguna tregua, el padre José Gramunt se daba el lujo de comentar sobre sus pareceres, sabores y colores. Le gustaba recordar al escritor italiano Giuseppe Tomasi di Lampedusa y su Gatopardo. “Hay que cambiar todo para que nada cambie”.

A pesar de la experiencia histórica, de sus vivencias, Gramunt siempre se dejó sorprender por la realidad, por los cambios informáticos. “Ésta es la revolución estupenda”, aseguraba al referirse al internet y a todas las mejoras que trajo consigo, especialmente a favor del periodismo. Y es que la ANF, que nació con las noticias escritas por quintuplicado gracias al papel carbónico y las viejas máquinas de cinta, ahora navega en los mares, siempre agitados de la sociedad global.

El padre José es, en suma, el hombre de los tres siglos. Nació con la experiencia del siglo XIX, soportó los avatares de la vigésima centuria y aún disfruta de los avances del siglo XXI, especialmente vinculados con el desarrollo de las comunicaciones.

 José Gramunt cumplirá 91 años en agosto. Hace dos semanas dejó el timón de la ANF. Se jubiló. “Estoy seguro de que la agencia seguirá progresando y cumpliendo las funciones que ha desempeñado hasta ahora al servicio de la prensa nacional y de Bolivia”, dijo al despedirse. Ante esto, sólo queda decir: ¡Gracias padre José!

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia