Columnistas

José rafael vilar

El domingo, un “resultado cantado” se confirmó: el actual presidente ecuatoriano, Rafael Correa Delgado, y su Movimiento...

La Razón (Edición Impresa)

03:48 / 19 de febrero de 2013

El domingo, un “resultado cantado” se confirmó: el actual presidente ecuatoriano, Rafael Correa Delgado, y su Movimiento Alianza PAIS-Patria Altiva i Soberana, ganaban ampliamente, en primera vuelta, las elecciones presidenciales y para la Asamblea Nacional y el Parlamento Andino.

¿Por qué era tan “fácil” vaticinarlo? Porque Correa Delgado y Alianza PAIS se enfrentaban a siete dispersas fuerzas opositoras: Ruptura 25, con Norman Wray Reyes (exaliado del Presidente); el Partido Roldosista del bufonesco expresidente Abdalá Bucaram Ortiz (asilado en Panamá) con el conservador pastor evangélico Nelson Zavala Avellán; el Movimiento SUMA, con Mauricio Rodas Espinel; el expresidente Lucio Gutiérrez Borbúa, por el Partido Sociedad Patriótica 21 de Enero; el Movimiento CREO, del banquero Guillermo Lasso Mendoza, segundo en resultados (mejor que en encuestas); Álvaro Noboa Pontón, el empresario más rico del país y quinta vez aspirante, con su PRIAN; y la Unidad Plurinacional de las Izquierdas, de Alberto Acosta Espinosa, expresidente de la Asamblea Nacional Constituyente y exdirigente de Alianza PAIS.

Además, la Revolución Ciudadana de Correa ofrecía al electorado sus éxitos: crecimiento del PIB en 2011 de 7,7%; y una economía de casi $us 66 MM, con PIB per cápita de $us 4.496, según el Banco Mundial; inflación de 4,4% en 2011 (BM); significativas reducciones de los indicadores de pobreza entre 2002 y 2012 (Correa Delgado asumió el poder en 2007): casi 24% en pobreza moderada (de 49,0 a 25,3%) y 10% en pobreza extrema (de 19,4 a 9,4%) (CEPAL e INEC). También le ayudaba el fantasma de la inestabilidad antes de su primer gobierno. La amplia mayoría legislativa obtenida (entre 60 y 65%) le permitirá a la Administración de Correa Delgado aprobar medidas resistidas por la oposición, como la restrictiva Ley de Comunicación. También podrá sortear en la Asamblea Nacional el rechazo de los poderosos sectores indígenas al propuesto desarrollo minero a gran escala.

En lo interno, el Mashi Rafael (como se autoidentifica) deberá enfrentar la creciente delincuencia y la corrupción (pública y privada) así como profundizar la defensa del medio ambiente. En lo externo, el presidente Correa Delgado consolidará su liderazgo de la Alba-TCP (de facto desde 2010) al no poder seguir ejerciéndolo el Presidente venezolano y al no tener los otros mandatarios ni el carisma ni el poder económico (Ecuador es, después de Venezuela, la mayor economía de la Alianza) para liderar una organización política que funcionó con un discurso apoyado, con mucho, en los petrodólares venezolanos.

La convocatoria propuesta para el próximo 8 de marzo en Quito de los países firmantes de la Convención Americana de Derechos Humanos, con el propósito de concertar, a puertas cerradas, una propuesta de reformas al sistema interamericano que refleje la posición de la Alba va, también, en este sentido. La lección para la oposición es clara: como en Nicaragua en 2011, la oposición dividida no tiene opciones.

Documento sin título

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia